Iluminados por el deporte




Recuerdo que una vez me preguntaron cuál de todos los sentidos del ser humano consideraba el más importante. De primera instancia me costó responder, pero al final confesé sin duda, la visión.

El deporte tiene muchas aristas que sirven para atraer e integrar a las personas a su práctica o estudio, sin importar sexo, edad o limitaciones físicas.
Es así que estudiantes invidentes, de baja visión y sordos se agruparon para constituir la Peña Deportiva SONANCI, con sede en las escuelas especiales Eduardo Mesa Llull y Antonio Fernández León, ambas pertenecientes al municipio de Santiago de Cuba, la cual garantiza a sus integrantes la práctica de deportes, así como el desarrollo de los valores educativos de estos.
La peña, única de su tipo en la provincia para niños con estas discapacidades, incluye además entre sus objetivos, mantener motivado los encuentros deportivos que, desde el año 2007, vienen realizándose entre ambos centros.


Gisela Berdecía Rodríguez y Oveida Segura Silva, directoras de las escuelas especiales de Sordos y Ciegos, respectivamente, expresaron su agradecimiento a los que hicieron posible “un anhelo que teníamos hace mucho tiempo” y en especial al apoyo de los profesores de educación física del combinado deportivo Boniato.
El proyecto fue impulsado por el Licenciado Lorenzo Castillo Núñez, primer invidente graduado de Cultura Física en Santiago de Cuba, quien se comprometió a llevar la presidencia de la peña, e impulsar las diferentes acciones de esta, en conjunto con los profesores Gloria Cause Ulloa, Bernila Isaac Fuentes y Elianis de la Cruz Marino.
Una de las proyecciones del colectivo es vincular a sus 21 miembros a los eventos deportivos del territorio, en especial al béisbol, así como a la práctica de sanabandas y bailoterapias.
Ahora estos niños pueden decir que también hacen deportes, que son fieles seguidores de sus ídolos y que entre las sombras ya tienen una señal que les ilumina el camino.

Lo Más Pegao'