¿Y esta era la pelea del siglo?




Si te decepcionó la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao, seguramente creíste que sería la pelea del siglo como muchas personas y medios la vendieron.

La realidad era que este combate merecía ser la pelea más esperada de los últimos años, la pelea más millonaria en la historia, el evento deportivo del año, la pelea de ensueño o muchas otras denominaciones, pero no la pelea del siglo.
Seguramente si te venden que vas a ver la pelea del siglo, esperarás a dos hombres que se den hasta con la cuchara porque si llegaron a estar ahí, fue porque libraron muchas batallas para recibir ese nombramiento.
La mayoría de las personas sabían de lo que era capaz Pacquiao, y también que era un hombre que podía ser noqueado. Otros tantos sabían lo que hacía Mayweather en el ring porque vieron la pelea con Saúl Álvarez o anteriormente con Juan Manuel Márquez, pero creyeron que sería diferente.
La mayoría de las personas que ve boxeo cada sábado, sabía que la afrenta que tenía Pacquiao era muy difícil y por eso se sorprendieron algunos por lo parejo que estuvo el combate en la primera mitad de la reyerta, pero la mayoría esperaba lo que terminó pasando en la segunda mitad del pleito.
Mayweather es un maestro para golpear sin ser golpeado, hace tiempo que es un púgil sumamente calculador, que tira poco pero la mayoría de las veces conecta. Si le pegas una vez sólidamente, difícilmente lo volverás a hacer y si te descuidas, te pondrá en tu lugar a punta de rectos, sus golpes preferidos para mantenerte lejos.
Si lo que te decepcionó no fue la pelea sino Pacquiao, entonces habrá que pedirle una explicación de por qué peleó con un hombro lesionado y no decidió aplazar la pelea, sabiendo la importancia que tenía para él, para el deporte mismo. Manny dijo que le comenzó a doler en el tercer round el hombro y no pudo trabajar bien con su mano derecha.
Comenzó diciendo que la Comisión no le había permitido infiltrarse o tomar un antiinflamatorio para aminorar el dolor, luego adelantó que finalmente lo del hombro no fue determinante y al final el presidente del ente rector desmintió que haya pedido algún permiso. Bob Arum dijo que todos los atletas se lesionan, y ello fue secundado por el propio Floyd, quien agregó: “pero siempre encontré la manera de ganar”.
Seguramente después de haber visto el combate, si pagaste los 100 dólares del pague por ver o te desvelaste por ser testigo de la pelea, habrás criticado aún más el pleito, pero nadie en la arena se quejó de la pelea, incluso, nadie en los medios criticó a Mayweather por la pelea, ahora le dieron el crédito y aceptaron que Pacquiao no pudo sin problema, pero porque ante Floyd nadie puede.
Si después de lo que pasó este sábado te sientes decepcionado por este deporte, te invito a ver el próximo sábado la pelea entre Saúl Álvarez y James Kirkland o la de Omar Figueroa y Ricky Burns, ambas en Texas, y las dos, con una alta posibilidad de terminar por knockout, justo como hubieras querido que terminara la que promocionaron muchos como la pelea del siglo.

Lo Más Pegao'