Goles y una experiencia


Los santiagueros fueron muy superiores al once de Granma (Fotos: Yordanis Blanco Calderín)


Que los “Diablos Rojos” están para soñar en grande, es una realidad. Lo visto en la primera jornada del 101 Campeonato Nacional de Fútbol, fue lo más parecido a una muestra de poder, donde los muchachos dirigidos por el italiano Lorenzo Mambrini dejaron claro su candidatura al podio del certamen.

Goleada de 4-1 ante Granma, y con un hombre menos durante toda la segunda mitad del choque, fue la carta de presentación del once indómito en el “abuelo” de los torneos deportivos de Cuba. Y aunque es muy pronto para lanzar campanadas al aire, por qué no podemos imaginar que este es el año en el que el balompié santiaguero disfrute de su primera corona del patio.
Las gradas del “Antonio Maceo” se colmaron para ver en primera persona el debut de los “rojinegros”, y estos no le fallaron a su afición. Desde bien temprano (en el minuto 1) Eddygelkis Olivares puso de pie a los presentes con el primero de sus dos tantos en la tarde.
La fiesta la redondearon el capitán Carlos Domingo Francisco y el defensa Erik “Pocho” Rizo quien, dicho sea de paso, se mostró a un nivel altísimo, tanto en el juego aéreo como en la lectura que hizo del juego de los contrarios. Con la ausencia de última hora del experimentado Reinier Martínez Massó, “Pocho” tendrá que convertirse en el eje principal de la zaga indómita.
“Santiago” fue un vendaval desde el mismo pitazo inicial y siempre tuvo entre ceja y ceja el arco contrario. Sin embargo, hubo momentos donde la desconcentración pudo afectar el resultado y el funcionamiento del equipo. Y aquí me voy a detener.
No puede ser que arriba en el marcador por tres goles y en un partido completamente dominado, los montañeses se quedaran en desventaja numérica sin justificación alguna. Eddygelkis no solo se convirtió en el primero bigoleador de la justa, sino que también cargó con la primera expulsión. Más doloroso es que el ariete fue sancionado con dos cartulinas “pálidas” (en menos de 45 minutos) sin cometer falta alguna.
La primera le llegó por quitarse la camiseta para celebrar la segunda de sus dianas -algo completamente innecesario- y la otra fue por interferir un saque en una zona inofensiva del campo. Puede que el árbitro exagerara, pero los jugadores deben evitar caer en estas cuestiones, más si ya están advertidos.
Experiencias como estas sirven para aprender. Tal vez, quedarse en las gradas en la próxima fecha (sábado 20 de febrero), en un partido ante un rival de la categoría de Villa Clara, le sirva a Eddygelkis para pesarlo mejor antes de ganarse una tarjeta amarilla que en nada ayuda al equipo.
De momento los “Diablos Rojos” son líderes, gracias a la diferencia de goles. Un liderato que puede durar pocos días, pero que se disfruta igual. Aunque hay que ir con calma, como ya lo advirtió el “míster” Mambrini: “Aún tenemos deficiencias que no se van a erradicar en dos o tres meses. Debemos seguir en esta dinámica positiva y la más importante, trabajar mucho”. Mucha razón tiene el DT.
Y no quiero cerrar esta columna sin felicitar a la hinchada santiaguera que se dio cita en el “Maceo” para demostrarle su afecto a los muchachos. A los peñistas de la barcelonista “Ladislao Kubala”, los de la peña “El Comandante” (reparto Pastorita), los “cracks” de las tardes de sábado y domingo en la Ciudad Deportiva (Fernandito, Carlos, José y compañía). Y aunque en estos días no podemos usar la cancha, a mi gente del campito Dolores, cantera inagotable de Vista Alegre.

La fanaticada santiaguera llenó las gradas del "Antonio Maceo"

Lo Más Pegao'