Convertir La Habana en un infierno


Los santiagueros se la juegan el todo por el todo en la capital. Foto:Guibert

Imagino que la idea de los Diablos Rojos santiagueros sea hacer cumplir el titular de este trabajo, una vez que enfrenten el sábado próximo al actual líder del Campeonato nacional de fútbol, La Habana, en la cancha del “Pedro Marrero” capitalino.
Pero antes, quiero compartir con ustedes algunas dudas que me surgen en torno a los duelos aplazados en Isla de la Juventud.
Este miércoles los santiagueros navegaron hasta la isla más joven de Cuba y, como era lógico, atendiendo a las condiciones del tiempo que han estado azotando al occidente cubano, no pudieron jugar.
Ojalá solo sea desconfianza personal, pero me pregunto qué objetivo tiene hacer viajar a los muchachos hasta “La Isla” si se sabe de antemano que, aunque cese la lluvia, el terreno de “El Rodeo” no está en condiciones para jugarse un partido que puede definir mucho, tanto en la parte alta como en la baja de la clasificación, porque los isleños también necesitan los puntos.
¿Por qué “Santiago” tiene que jugar primero que Villa Clara el suspendido, si en el calendario la demora se produjo a la inversa?
Ese periplo provocó que los indómitos tuvieron que emprender un viaje -por gusto- en catamarán que bien puede afectar su concentración y estado físico para el crucial encuentro ante los habaneros. Pues en 90 minutos se juegan todo el trabajo de casi un año.
Espero que la Federación antillana tome la decisión correcta, y la más justa, para no empañar el cierre de uno de los torneos más disputados de los últimos años en el balompié doméstico.
De regreso a la que viene el sábado. Los antecedentes son buenos para el once santiaguero. Hace un año los montañeses salieron airosos (un gol por cero) ante los habaneros en el mismo escenario. Y en la primera vuelta del actual torneo también sumaron los tres puntos, con idéntico marcador, en choque jugado en el “Antonio Maceo”.
Claro, los “azules” pueden decir que a la tercera será la vencida para ellos. Pero todo eso quedará en el plano de los pronósticos una vez que comience a rodar el balón en la última fecha del calendario regular, en la edición 101 del abuelo de los torneos deportivos en la Mayor de las Antillas.
A esta fecha del adiós llegan los cuatro equipos de arriba sin nada decidido. La Habana es líder con 34 unidades, pero Guantánamo le respira en la nuca con 33. Además, los del “Guaso” tienen la ventaja que -en caso que concluyan empatados- le ganaron los dos desafíos a los de la capital, por lo tanto, quedarían delante.
El elenco de la provincia más oriental de Cuba cierra ante el siempre complicado Ciego de Ávila, en el “Sergio Alonso” de Morón, así que tendrán que emplearse a fondo ante unos avileños que solo juegan por alegrar a su público. Pues pase lo que pase, serán quintos en la tabla.
Por otra parte, Villa Clara (32) se desplazará al Municipal de Placetas para recibir a Granma, salvado ya del descenso, así que jugará libre de toda presión. De todas formas, si las cosas se mantienen por la vía más lógica, los villaclareños deben salir airosos.
El cuarto en disputa es “Santiago”. Los discípulos del italiano Lorenzo Mambrini ya superaron, con creces, la actuación de la pasada campaña, en la cual terminaron quintos con 24 rayitas. A falta de dos encuentros, los montañeses ya garantizaron ser –como mínimo- cuartos y han implantado un récord de puntos para ellos, con este formato de competencia, al alcanzar las 30 rayitas que exhiben actualmente.
Una vez más, los de la “tierra caliente” se encomendarán a su muralla defensiva (la mejor del torneo con 14 goles encajados) y a lo que pueda hacer su hombre gol de esta temporada, Edygelkis Olivares (empatado en el quinto lugar de los máximo anotadores con siete tantos).
Para los Diablos será vital dejar su puerta en cero ante el equipo que más goles ha fabricado (34) en la lid. Tampoco es que los habaneros sean un flan atrás, pues menos goles que ellos solo han permitido sus rivales de turno.
Solo falta que llegue el sábado para ver cómo termina esta película. Da le impresión que nos quedamos otra vez con las ganas de una medalla, pero yo soy de los que cree hasta el final.

Lo Más Pegao'