Ippones pasados por agua (+fotos)


El tabloncillo de deterioró a causa de la filtración. Fotos: Jorge R. Matos


Hace poco más de un año, este redactor fue testigo de un acontecimiento que llenó de alegría a la familia del deporte santiaguero y en especial a la del judo. La céntrica y popular academia Hiroshima reabría sus puertas con una imagen completamente renovada, luego de ser sometida a una reparación capital.

La ocasión fue dignificada con la presencia del embajador de Japón en Cuba, Sr. Masaru Watanabe, quien le puso la guinda al pastel con la donación de un colchón para colaborar con el desarrollo del judo santiaguero, el cual no pasa por sus mejores momentos.
Sin embargo, a poco más de un año de este acontecimiento, la realidad de la “Hiroshima” es completamente otra.
Clausurada por las autoridades de Salud Pública en el territorio, la academia está afectada actualmente por una filtración de aguas albañales procedente de los pisos superiores, que cae directamente sobre el tabloncillo principal, la cual no solo ha provocado daños importantes en la instalación, sino que además conspira en contra de la preparación de los atletas.
Historia de una gotera
Varias de las personas entrevistadas para este reportaje aseguraron que esta situación no es nueva en la “Hiroshima”, aunque todas coincidieron en que nunca el problema había llegado tan lejos.
Ubicada en la planta baja del edificio Vicente Mazorra, en los alrededores de la Plaza de Marte, la academia abrió sus puertas como tal el 8 de agosto de 1967, y según comentaron dos de los profesores más longevos de la instalación, el Licenciado Héctor Peña Sans y el Máster Rafael Camilo Joa Guevara, “este problema nos afecta año tras año”.
“Luego de terminada la reparación capital, me detuve a observar el trabajo hecho en la parte por donde pasa el tubo del desagüe, y al ver que solo lo habían sustituido por uno nuevo, me giré y le dije a mis compañeros: ‘le doy dos años’. Parece que ‘me escuchó’ y para hacerme quedar mal se explotó en uno”, expresó Peña Sans.

Las tuberías del desagüe no soportan la cantidad de agua que fluye por estas

En tanto, Rafael Camilo aseveró que: “A pesar de las labores realizadas con anterioridad, el tubo siempre termina por partirse; porque los vecinos no tienen cuidado con lo que vierten por el desagüe. En varias oportunidades nosotros mismos nos hemos sometido a destaparlo para desobstruirlo y evitar que nos cierren el local, y a veces hemos encontrado hasta desechos sólidos, como preservativos y almohadillas sanitarias. Lógicamente, tiene que tupirse”.
Una visión algo diferente tiene Luis Manuel Soria Leyva, uno de los habitantes del apartamento número 2 (ubicado exactamente arriba de la academia), quien aseguró que: “los desagües del edificio no tienen problemas. Difícilmente te podrás topar que algún vecino se queje de tupición. La situación está en el gimnasio. Nosotros (los vecinos) vamos a colaborar en lo que haga falta para resolver el asunto, pero ‘Hiroshima’ siempre ha tenido ese mal”.
Una solución viable para todos
En el afán por conocer pormenores de esta situación, Tiempo Extra conversó con la directora de Deportes en el municipio Santiago de Cuba, Coralia Márquez Fernández, quien aseguró estar actualmente a la espera de concretar una solución definitiva con especialistas de la Empresa de Proyectos de Ingeniería y Arquitectura número 15 (Emproy 15).
“Sabíamos que esto no era la primera vez que ocurría en ‘Hiroshima’ y por tal razón decidimos acometer una reparación que, si bien sería más duradera y costosa, al menos nos daría la tranquilidad de saber que el problema quedó solucionado de una vez por todas”, dijo la directora.
También argumentó que: “Lo primero que hicimos fue contratar los servicios de la Emproy 15 para que nos dictaminara cuál era la situación real que provocaba estas constantes filtraciones, nos sugiriera una solución definitiva y que esta afectara lo menos posible a los vecinos del edificio.
“Una vez que tuvimos ese primer dictamen intentamos contratar los servicios de la Ecoi-57 para que ejecutara la obra, pero los inversionistas de esta nos dijeron que con eso solo no bastaba, pues ellos necesitaban un proyecto. Así que tuvimos que recontratar a la Emproy 15 para que nos lo hiciera, y ahora mismo estamos a la espera de que nos lo entreguen”, sentenció.

La madera tendrá que ser completamente sustituida

Entre una cosa y la otra, lo cierto es que la academia ha supuesto un gasto altísimo para la dirección municipal del Inder en Santiago de Cuba, la cual se ha empeñado –como debe ser- en no abandonar un centro vital para el desarrollo del judo santiaguero, que tanto lo necesita.
Para que tengan una idea, si sumamos las reparaciones y modificaciones hechas en el último año en la “Hiroshima”, las cifras superan fácilmente los 47 000 pesos moneda nacional (cup) y los 10 000 pesos convertibles (cuc).
Por supuesto, aquí no incluyo los pagos hechos a la Emproy 15 por los servicios brindados hasta la fecha, lo que habrá que liquidarle a la empresa que en definitiva ejecute las reparaciones y el nuevo tabloncillo que se deberá montar (el anterior costó más de 6000 cuc), pues el actual ha quedado completamente inutilizable.
“Ya a estas alturas esperábamos tener el proyecto en nuestras manos, porque lo cierto es que la situación del ‘Hiroshima’ nos golpea a todos y la preparación de los niños no es la óptima”, explicó Coralia.
Y continuó: “También nos hemos reunido con los vecinos del edificio en más de una oportunidad. Incluso le explicamos lo que había arrojado el primer dictamen de la Emproy 15 y algunos no estuvieron de acuerdo con lo que este planteaba; ya que en el mismo se hace referencia a que los salideros en las instalaciones hidrosanitarias son provocados por la construcción de nuevos baños en habitaciones destinadas al alquiler, lo cual provoca el aumento en el flujo de aguas albañales. Incluso, hubo vecinos que aseguraron que el agua que filtraba no era albañal”.
Al respecto, Catalina Torres Moncada, habitante del apartamento número 4 del “Vicente Mazorra” comentó: “Creo que soy de las más antiguas de este edificio y realmente este inmueble nunca se ha caracterizado por tener problemas de filtraciones.
“Estos apartamentos tienen dos baños cada uno. Sé que en la planta más alta se construyó uno extra, porque durante un tiempo hubo un paladar allá arriba, pero hace tiempo que cerró. De todas formas, esas tuberías son muy viejas (el edificio fue inaugurado en el 1958) y están todas podridas”, sentenció.

La "Hiroshima" está ubicada en la planta baja del edificio Vicente Mazorra

La situación no es tan simple como podría parecer. La Ley General de la Vivienda en Cuba dicta que en los edificios multifamiliares los propietarios tienen derecho exclusivo a su apartamento, así como a una participación igual a la de los demás titulares en los elementos comunes del inmueble, dígase columnas, servicios centrales, etcétera.
En otras palabras, los dueños son responsables de las reparaciones que sean necesarias en sus hogares; por lo tanto, la Vivienda no tiene por qué actuar en este asunto. Y lo más saludable para todos sería que el problema fuera solucionado sin llegar a temas judiciales.
“Yo podría poner una demanda, como parte afectada. Sin duda, sería lo más fácil. Pero no es lo que queremos, preferimos que la situación se resuelva sin llegar a un litigio, a pesar de que la demanda es lo recomendable en este caso”, afirmó Coralia.
¿Y mientras tanto?
Santiago de Cuba cuenta en la actualidad únicamente con dos primeras figuras en el equipo nacional de judo (Aliuska Ojeda, 57kg; y Kaliema Antomarchi, 78kg). Una realidad muy deprimida si la comparamos con años anteriores, lo cual demuestra que esta disciplina deportiva en el territorio requiere mucho trabajo para regresar a planos estelares.
La academia Hiroshima es la única instalación especializada en la práctica del judo en la Ciudad Héroe; por lo tanto, esta situación impacta negativamente en la preparación de los atletas encargados de aportar resultados a la provincia en las distintas categorías.
“Los entrenamientos están afectados en todos los sentidos, tanto en lo técnico-táctico como en lo sicológico, porque los muchachos están desmotivados, al igual que sus padres, y el apoyo de la familia es vital en la formación de los atletas”, explicó el profesor Héctor Peña.
Igualmente, el entrenador Rafael Joa comentó que: “Trabajamos con muchas dificultades, tenemos a las categorías 9-10 y 11-12 años en el ‘Aurelio Janet’, pero los 13-14 están en el parque de la Plaza de Marte, con el riesgo de lesionarse. ¡Y ni pensar en practicar las técnicas de proyección! Imagínate, caerían contra el suelo de granito. Lo peor es la categoría social, que está completamente detenida”.

Las clases han sido pasadas de manera improvisada para el gimnasio Aurelio Janet

Al respecto, Léster Méndez Cerréa (9-10 años) confesó que: “Yo prefiero dar clases en la ‘Hiroshima’, porque tiene mejores condiciones y es más seguro para nosotros”.
Algo parecido opinó Héctor Montesinos Heredia (11-12): “Aquí en el ‘Aurelio Janet’ hacemos lo que podemos, pero no nos sentimos tan a gusto como en la academia. A veces estamos más pendientes a dónde vamos a caer con la proyección, que a la técnica como tal”.
Los padres también dejaron sus impresiones: “Esta es la segunda vez que se revienta el tubo desde que mi hijo asiste a la academia (lleva dos años). En el ‘Aurelio Janet’ hemos mejorado algo, pero estuvimos un tiempo en el parque de la Plaza de Marte y ahí las condiciones eran las peores, porque ese lugar no está diseñado para la práctica de deportes y menos uno como el judo”, dijo Anisley Cutiño Ferrer.
A ella se sumó Alexander Méndez Isaac: “Los niños no han podido asistir a algunas competencias, y si bien hemos mejorado algo en el ‘Janet’, tampoco es lo idóneo, pues el colchón es improvisado y los límites están muy cerca del piso. Incluso, los padres tenemos que ubicarnos cerca de los límites para ayudar a los profesores a que los niños no se salgan y se puedan dar un mal golpe. Es que las mismas proyecciones los pueden dañar, porque estos colchones van ubicados encima de madera flexible y no en el granito”. 
La academia de judo Hiroshima hay que rescatarla urgentemente. No podemos permitir que problemáticas como estas nos priven de darle el uso requerido a una instalación tan necesaria para el desarrollo del judo en la provincia. El deporte santiaguero lo exige y la necesita.

El agua albañal corre por el frente de la instalación
 
La madera utilizada para el tabloncillo de la academia costó más de 6000 cuc

Lo Más Pegao'