Una raya más para el tigre



Luis Robert (derecha) se destacó desde su debut. Foto:cubadebate.cu


Realmente no me sorprendí al conocer de la salida del país del pelotero avileño Luis Robert Moirán. Era casi una utopía pensar que el mejor pelotero de Cuba en la actualidad -de los que permanecían en la isla- no “brincara el charco” en busca de un contrato millonario en las Grandes Ligas.

La noticia no está confirmada en su totalidad, pero varias fuentes cuentan que el pasado sábado el muchacho se ausentó de la concentración de su equipo, los Tigres de Ciego de Ávila, para poner rumbo hacia la Gran Carpa.
Así las cosas, Moirán sería la segunda baja sensible en lo que va de 2016 para el equipo campeón nacional de Cuba, pues hace unos meses el jardinero José Adolis García se “bajó” del avión que lo traía de regreso a la Mayor de las Antillas, tras su fallida experiencia en la Liga Profesional de Japón.
Para varios expertos, Luis Robert es uno de los pocos –o tal vez el único- jugador de las Series Nacionales cubanas capaz de exhibir las llamadas cinco herramientas (velocidad en el corrido de las bases, bateo de poder, bateo de promedio alto, brazo potente y un fildeo de nivel superior).
Moirán debutó en la primera categoría en la Serie 53 (2013-2014), y aunque siempre dio señales de ser un jugador top, su explosión como extraclase se dio en esta temporada en la que promedió .393 (178-70), 10 dobles, dos triples, 12 cuadrangulares, 50 carreras anotadas, 39 carreras impulsadas, .520 de OBP, .674 de slugging y 11 bases robadas.
La problemática, por decirlo de alguna forma, para la joven estrella son sus 19 años de edad y las cuatro campañas jugadas en Cuba. Esto provoca que Moirán clasifique como agente libre con restricciones. O sea, el equipo que lo firme tendrá que pagar una multa por exceder la suma asignada para pactos internacionales.
Sin embargo, según publicó el colega Jorge Ebro, la situación general de los peloteros criollos pudiera cambiar a partir del 1 de diciembre venidero, cuando expire el actual convenio laboral y entre en vigor el nuevo que logren negociar las Grandes Ligas y el sindicato de peloteros. Tal vez, ahí esté la salvación para que Luis Robert pueda ser contratado lo más pronto posible. 
La salida del prospecto constituye otro KO al béisbol cubano, que en el horizonte comienza a ver la Serie del Caribe, en febrero, y el Clásico Mundial, en marzo. Eventos que podría enfrentar con uno de los peores “team” Cuba de las últimas décadas.

Lo Más Pegao'