Dos Avispas aún andan sueltas


Edilse se ha acoplado bien a la dinámica del equipo Ciego de Ávila. Foto:cibercuba.com


La segunda etapa de la 56 Serie Nacional de Béisbol ya comenzó a transitar por su recta final, y creo que es tiempo prudente para ver qué tal lo han hecho los dos santiagueros que fueron elegidos como refuerzos por los equipos aún en competencia.

Tanto Edilse Silva como Danny Betancourt han dejado buenos dividendos para sus nuevas franquicias. Aunque, para mi gusto, Edilse ha sido más determinante.
Comencemos precisamente por el espigado jardinero, quien se ha adueñado de la pradera izquierda de los actuales campeones nacionales Ciego de Ávila.
Silva ha participado en los 18 juegos que han efectuado los Tigres en esta segunda fase. Sus estadísticas son excelentes. Y ya sé lo que pensaran muchos al leer esto, pues el slugger siempre ha sido señalado por la afición indómita de no rendir igual con la casaca “rojinegra” que con las otras que ha vestido en su carrera deportiva.
Pero bueno…eso siempre quedará para el debate y los cometarios de gradas. Lo cierto es que Edilse promedia –luego de 18 partidos- para un altísimo average ofensivo de .373 (67-25), con cinco dobles, 12 carreras anotadas, 16 traídas para el home, un slugging de .493 y un OPS de .940.
El outfilder está entre los cinco primeros hombres en carreras producidas (25) y tal vez lo único que se le pueda señalar es su discreta producción de cuadrangulares (1).
No cabe duda que el montañés ha engranado a la perfección en el line-up de la tropa comandada por Roger Machado, que con su adición ha redondeado un trabuco que ya contaba en sus filas con hombres de la talla de Yoelvis Fiss, Yorelvis Charles, Yorbis Borroto y Osvaldo Vázquez.
Edilse está en posición de repetir el título que ganó con los Azucareros de Villa Clara en la 52 Serie Nacional, pues los avileños marchan con paso firme hacia los play-off, y no solo son el elenco que mejor saldo presenta en la segunda etapa (13-5), sino que se ubica cómodo en la segunda posición con 42-21, a ocho juegos y medio de la cima que ocupa Matanzas (51-13), y a tres y medio de su más cercano perseguidor, Granma (39-25).
Por otra parte, el lanzador Danny Betancourt, ahora con los Camaroneros de Camagüey, ha estado un poco más discreto, pues solo ha visto acción en tres desafíos, pero ha salido sonriente en dos de estos.
Al internacional, en 19,2 innings de labor, le promedian los rivales para anémico .197, y solo le han pisado la goma en cinco ocasiones, para una excelente efectividad de 2,29. Su WHIP es fabuloso (0.81) y mejor aún su correlación ponches-boletos (11-3).
Hay que decir que Betancourt ha trabajo menos de lo esperado, pero el serpentinero ha hecho méritos para sofocar las críticas de su elección por parte del manager camagüeyano. Lo cierto es que, para los santiagueros como yo, su labor con los del cetro del país llama mucho la atención, pues dista en demasía de lo que mostró con las Avispas en la primera fase del torneo. Y ahí se los dejo… 
Sin embargo, Danny tendrá mucho más complicado pasar a la post-temporada, ya que los de la tierra de El Mayor no han podido estabilizar un paso ganador en este período (7-12) y actualmente son penúltimos con 31-33, a siete y medio del cuarto que es Villa Clara (38-25).

Lo Más Pegao'