La clasificación pasa por casa


El pitcheo ha sido lo mejor de las Avispas en el primer tercio de campeonato. Foto:Jorge Luis Guibert


Tal vez aún sea demasiado pronto para sacar cálculos y comenzar a hablar de una posible clasificación de Santiago de Cuba a la segunda ronda de la 57 Serie Nacional de Béisbol, la cual acaba de cumplir su primer tercio de competencia.

Para muchos, la lluvia evitó que las Avispas le ganaran el pareo particular al líder del certamen, Pinar del Río, en su mismísimo cuartel general del “Capitán San Luis”. Otros consideran lo opuesto, pues una doble jornada ante el poderoso pitcheo de los “pativerdes” no hubiese sido nada placentera para la tropa del manager debutante Orestes Kindelán.
Lo cierto es que los santiagueros sacaron de la nevera el único duelo que logró efectuarse en la tierra del mejor tabaco del mundo. Una victoria que refleja muy bien lo que es este “Santiago”: un equipo que no da ningún partido por perdido, más allá de lo adverso que sea el marcador o lo complicado del rival.
Párrafo aparte para la labor monticular de Ulfrido García. No me canso de decirlo. El día que este muchacho se lo crea, le disputará la condición de mejor pitcher zurdo del país al matancero Yoanni Yera sin problema alguno.
En fin, la cuestión es que los indómitos tendrán que esperar hasta el final de la etapa clasificatoria para ponerse al día con los Vegueros; por lo tanto, lo recomendable es que lleguemos a ese momento con garantías de estar entre los ocho primeros del torneo.
Saquemos algunas cuentas. El calendario aún es joven y apenas se han cumplido cinco subseries, o sea, 15 de los 45 juegos programados para los 16 elencos participantes, amén de los cuatro desafíos pendientes por las inclemencias meteorológicas.
Desde temprano hay algunas novenas que han comenzado a marcar territorio, como son los casos de Pinar del Río (11-2), Las Tunas (11-3) y Ciego de Ávila (10-5). No olviden que a la segunda etapa solo avanzan los cuatro primeros de forma directa y los ubicados en los puestos del cinco al ocho tendrán que vérselas en los play-off de repechaje por los dos boletos restantes.
Ese cuarto escalón le corresponde ahora mismo a Santiago de Cuba (8-5), que desde mañana sábado tendrá su estancia más larga en el panal.
Primero ante los Tigres avileños (importantísima subserie, ya que se trata del rival más cercano de los que tienen delante los indómitos) y luego dos de los contrincantes más asequibles del calendario, Mayabeque (5-10) y Guantánamo (3-12).
Ante los pupilos de Roger Machado habrá que hilar fino para intentar sacar dos victorias. Ahora, donde no se puede fallar es frente a Huracanes e Indios.
Los mayabequenses nos han aguado la fiesta en más de una oportunidad y los vecinos del “Guaso” (últimos de la tabla) no parecen tener mucho qué hacer en este campeonato, así que –sin exceso de confianzas- me atrevería a decirles que ante uno de estos dos las Avispas bien podrían salir en busca de dar un escobazo. 
Si las cosas les salen bien a los “rojinegros” sobre el terreno, podríamos hablar de un hipotético 6-3 (como mínimo) a favor de los santiagueros entre las tres subseries, y eso nos pondría la clasificación de cara. Cualquier otro resultado por debajo de eso complicaría la papeleta. Nos vemos en el “Guillermón”.

Lo Más Pegao'