El eco de los Mundiales




Decir Copa Mundial de Fútbol es sinónimo de fiesta, batallas, hazañas y también decepciones. En pocos días el planeta comenzará a girar al mismo ritmo que lo haga la “Brazuka” (balón oficial del Mundial) en el gigante sudamericano, Brasil.

Varios son los héroes que han transitado por estas lides balompédicas, y más todavía las emociones que la segunda cita deportiva más seguida del mundo –únicamente superada por los Juegos Olímpicos- derrocha por cada rincón del globo terráqueo.
Serán 32 los equipos que pugnarán por alzar el trofeo más codiciado del fútbol universal. El mismo que ha ganado la “canarinha” brasileña en cinco ocasiones, la “azzurra” italiana en cuatro, los “tanques” germanos en tres, la “albiceleste” argentina y los “charruas” uruguayos en dos, y los “pross” ingleses, los “blues” franceses y la “Furia roja” española en una.
La cita carioca será también la posibilidad de varios jugadores de alcanzar y quebrar marcas importantes a nivel global. El más representativo de todos es el alemán Miroslav Klose, quien jugará su cuarta cita, al igual que el cancerbero italiano Gianluigi Buffon.
Klose tienen actualmente 19 encuentros jugados (13 éxitos, 4 fracasos y 2 empates), y si el entrenador alemán Joaquin Löw le da participación podría acercarse a los 25 desafíos jugados por su compatriota Lothar Matthaeus, el que más partidos ha jugado en Mundiales.
Más cerca tendrá el teutón la posibilidad de darle alcance a los 15 goles anotados por el “Fenómeno” Ronaldo (el brasileño), cantidad que lo mantiene como máximo artillero en las Copas. Klose tiene en su haber 14 tantos y su misión será perforar -al menos dos veces- las redes para conseguir la hazaña. Equipo para hacerlo tiene.
Igualmente podría convertirse junto al también alemán Uwe Seeler y al crack brasileño Pelé, en uno de los futbolistas que ha marcado al menos una vez en cuatro Mundiales.
Otras marcas son mucho más difíciles, incluso de acercarse, como la obtenida por el francés Just Fontaine, en el año 1958, cuando anotó 13 veces en un solo Mundial. ¡Increíble!
Así como la de mayor cantidad de goles marcados en un partido por un mismo jugador, en poder del ruso Oleg Salenko, en la edición de 1994, cuando le “endosó” cinco perforaciones a Camerún. Igualmente cabe mencionar el gol más rápido que se haya anotado en un partido mundialista, llegado de las botas del turco Hakan Sukur, en el año 2002, ante Corea del Sur, cuando batió la valla en tan solo 11 segundos.
Podría deleitarme recordando momentos que, por mi edad, no logré vivirlos todos en el preciso instante de su ocurrencia, algunos sí, pero la tecnología me ha permitido poder atestiguarlos, de lo cual estoy más que agradecido.
Así que prepárese porque esta cita brasileña promete grandes sobresaltos, y estoy convencido que dejará mucho de qué hablar, si no es que ya lo está haciendo.

Lo Más Pegao'