Sprint final




¿No me digan que, luego de disfrutar el éxito del equipo Cuba en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, se habían olvidado de la 54 Serie Nacional? Dudo que así sea, pero en todo caso, yo estoy para recordársela.

Ante de adentrarnos en el torneo doméstico, se impone dedicarle unas líneas a la medalla de oro del “team” de las cuatro letras en tierras aztecas. Aunque la cita veracruzana no fue medidor ni nada que se le parezca para los nuestros, la pelota cubana transita por momentos donde un título, sin importar en qué evento, cae más que bien.
Es difícil sacar conclusiones de una lid donde los rivales estaban muy por debajo de los cubanos. Mejor quedarnos con la sensación de que el equipo siempre salió a “dar la cara”, que los “internacionales” (los que juegan en ligas extranjeras) dieron muestras de haber aprovechado la experiencia y que en el grupo hay muchachos jóvenes con mucho talento para aspirar a éxitos mayores.
Sin embargo, todo no es “color rosa”. El reto de la Comisión Nacional es buscarles opciones para que se superen, ya sea mediante topes internacionales o insertándolos en ligas foráneas. Pues no se trata solamente de apostar por su despunte como atletas, sino de buscar una forma de evitar que cojan “otros caminos” y volvamos a las mismas.
Ahora cambiemos el casete y pongamos el de la Serie Nacional. Les hago un “preview”, como en los buenos shows de televisión.
Las Avispas santiagueras se fueron al descanso obligatorio en la novena plaza con balance negativo de 16 victorias y 17 derrotas, igualadas con los Indios del Guaso (octavos), pero con la desventaja de haber perdido el cotejo particular ante estos.
Ambos conjuntos anclan a seis juegos de diferencia de Matanzas, el puntero de la clasificación y rival de turno de los indómitos desde este viernes. A esa misma distancia se encuentra el campeón vigente Pinar del Río, ocupante del décimo puesto por menor average que santiagueros y guantanameros, pues juegan para 14 y 15, con cuatro desafíos pendientes.
Las opciones de clasificar para los dirigidos por Luis Danilo Larduet son muchas, así que resulta imposible mencionarlas todas. Imagínense, hasta Cienfuegos en el puesto 14 tiene posibilidades de colarse entre los ocho primeros (los que avanzan a la segunda fase). Incluso Camagüey en el penúltimo escalón conserva algún que otro chance, al menos matemática.
Pero el béisbol no cree en esas cuentas. La verdad es que de la misma forma que los cuatro de arriba (Matanzas, Granma, Artemisa y Ciego de Ávila) no deben afrontar complicaciones para seguir adelante, va ser difícil que Industriales, Isla de la Juventud y Villa Clara no estén presentes en la elección de los refuerzos para la próxima etapa.
Así que, por ahora, la atención se centra en el octavo y último pasaje, ese que ahora es de Guantánamo, pero luego de los juegos de este fin de semana puede ser de Santiago, de Pinar, de Las Tunas o de Holguín, porque así está la Serie 54, de locos.
Desde mi punto de vista, las Avispas deben tratar por todos los medios de evitar la barrida ante los Cocodrilos yumurinos, aunque lo ideal sería ganarle la subserie; sin embargo, en los próximos pareos, ante Isla de la Juventud y Las Tunas, todos en el “Guillermón Moncada”, es donde deben certificarse las verdaderas opciones de los “rojinegros”.
Claro, no podemos pasar por alto que este “parón” bien puede cambiarle la dinámica a más de un elenco, ya sea para bien o para mal. Pero eso solo lo puede demostrar el terreno.
En fin…deben ser dos semanas agitadas en nuestro principal pasatiempo nacional y a estas alturas cualquier cosa puede pasar. Yo doy el paso al frente, ya que siempre me ha gustado tirarme a la piscina de los pronósticos, así que ahí les va: Santiago va a clasificar. ¿Y ustedes qué me dicen?

Lo Más Pegao'