La corona se queda en el panal


Los santiagueros ganaron el torneo por segundo año consecutivo. Fotos:Jorge Luis Guibert


Santiago de Cuba se convirtió en el primero bicampeón de la Serie Nacional de Béisbol, categoría sub-23, luego de derrotar por segundo día consecutivo a su similar de Villa Clara, esta vez con pizarra final de 12 carreras por siete.

Fue la tarde de Lionard Kindelán, quien pegó de 6-3, con dos vuelacercas (pegó 13 en el torneo) -uno de estos de dimensiones descomunales- y siete carreras traídas hacia el plato (líder absoluto de la Serie), para ayudar a su equipo a imponer su dominio en lid que anteriormente vio coronarse a Artemisa y La Habana, en ese orden.
Ambos manager enviaron al box del estadio Guillermón Moncada a sus principales cartas de triunfo, pero en el mismo primer episodio el villaclareño Javier Mirabal (sexto mejor ponchador de la lid, con 50) permitió par de anotaciones que revolvieron el graderío del Coloso de la Avenida de las Américas, otra vez, con una buena concurrencia.
Las Avispas ampliaron la ventaja en el quinto episodio, gracias a triples seguidos de Dasiel Sevila y Yoelquis Guibert, sumados al primero de los dos jonrones de Kindelán, para poner el cotejo 5-0.
Sin embargo, los azucareros salieron de su letargo ofensivo y ripostaron con racimo de cinco en la parte baja de ese mismo inning, con las cuales nivelaron las acciones.
Ahí mismo el director Heriberto Rosales le quitó la bola al abridor santiaguero Digney Arevalo, quien permitió cuatro indiscutibles y tres anotaciones, aunque todas sucias, por error del camarero Santiago Torres.

El corrido de las bases fue fundamental en el triunfo de las Avispas

Los indómitos, que le hicieron 27 carreras en la Final a los Naranjas del estratega debutante Ariel Pestano, pusieron cifras definitivas con cuatro anotaciones en la séptima entrada.
Ya en el noveno Lionard volvió a desaparecer la Mizuno 150 con par de compañeros en base para dar el puntillazo.
En tanto, Florencio Maletá lanzó un largo relevos de cuatro innings y un tercio, y se agenció el triunfo del cotejo.
De esta forma, Santiagode Cuba retuvo el cetro de la pelota para menores de 23 abriles. Un torneo que aún puede mejorar mucho en su diseño y estructura, lo cual ayudaría a que los atletas se desarrollaran mejor antes de dar el brinco a las Series de mayores, y convertiría este importante certamen en el espectáculo que la afición cubana necesita.

Lo Más Pegao'