Individualidades (III y final)


Alrededor de la segunda base se ha cometido la mayor cantidad de errores. Foto:Jorge Luis Guibert


Como les había adelantado, hoy cerramos esta trilogía de trabajos echándole un vistazo a los números defensivos de las Avispas en la 57 Serie Nacional, pero antes me gustaría compartir con ustedes algunos párrafos sobre la situación actual del equipo en el torneo.

Que “Santiago” hayan perdido los enfrentamientos particulares ante los dos elencos más perdedores del campeonato, es imperdonable. La tropa de Orestes Kindelán muestra balance de 15-13 y ya superó las victorias obtenidas en la pasada campaña (14). Sin embargo, ante Indios y Elefantes se le esfumaron muy buenas opciones de estar mucho más arriba en la tabla de posiciones.
Incluso, en el caso de los guantanameros, últimos con 7-23, esa subserie ante los “rojinegros” ha sido la única que han ganado en lo que va de campeonato.
Para fortuna de los indómitos, sus más cercanos perseguidores, Granma (16-14) y Sancti Spíritus (15-15), tampoco han logrado estabilizar un paso ganador y eso los mantiene séptimos, o sea, en los puestos que disputarán los play-off de repechaje.
Esperemos a ver qué ocurre ante los Piratas, en Nueva Gerona, para tener una mejor panorámica de las opciones que tendrán los santiagueros de avanzar. Lo que sí les puedo adelantar es que, de los 18 compromisos restantes, tendrán que salir airosos en no menos de la mitad para no depender de ninguna casualidad.
Ahora centrémonos en la defensiva, sin duda, el departamento más deprimido en el funcionamiento de las Avispas.
En los últimos juegos se ha jugado mejor. Así y todo, “Santiago” es último entre los 16 elencos de la lid con average de .963, lo cual responde a 40 errores en 1073 lances, o sea, algo más de uno por encuentro.
La mayoría de los fallos han llegado, como es lógico, en el cuadro. La verdad es que la mecánica de la línea central no ha estado a la altura de lo esperado, no por gusto son los que menos jugadas de doble matanza han fabricado en toda la competencia (22).
Individualmente, el primer cojín lo han defendido cuatro hombres y solo uno ha errado, precisamente, el que más se ha desempeñado como regular en la posición, Lionard Kindelán, con cinco. La misma cantidad de jugadores han pasado por la intermedia, pero aquí sí ha pifiado más de uno, ya que Adriel Labrada, con dos, y el más habitual en la posición, Dasiel Sevila, con seis, no han podido dejar inmaculada su ficha.
En tanto, en el campo corto se han parado dos y su principal inquilino, Labrada, es el único con “notas negras”, seis para ser más exacto. La antesala ha acumulado ocho errores, todos a la cuenta de Maykel Castellanos. Aquí les dejo un dato curioso. Resulta que Sevila ha jugado 54 innings en tercera y, saben qué, no ha fallado ni una vez. No por gusto esa es su habitad natural en el sub-23.
Otros que han estado seguros con el guante son Ricardito Ramos, en el short, y Santiago Torres, en segunda.
Los arreos lo han calzado Alexander Yánez, y los novatos Orrelly Ribeaux, Juan Carlos Estrada y Patrick Meriño.
Yánez acumula solo dos “malfiladas”, por una Ribeaux y otra Estrada; pero Alexander ha cometido cuatro pass-ball, ha frustrado cinco robos y tres le han llegado safe. Al tiempo que Orrelly ha “mascoteado” en una oportunidad, le han estafado cinco bases y ha capturado a seis en el intento.
En los jardines solo se ha cometido un error, obra de Edilse Silva en la pradera izquierda. Y finalmente, los pitchers, que también han “ayudado” a deprimir los números colectivos con seis pifias, la mitad de estas a la cuenta de Ulfrido García (por cierto, todas cometidas en el mismo juego), y una per cápita para Danny Betancourt, Florencia Maletá y Ángel Luis Márquez. 
Como ven, aún hay mucho, muchísimo margen de mejora y la situación en la clasificación apremia. No queda de otra, tendremos que confiar en Kindelán y sus muchachos. Nos vemos en el “Guillermón”.

Lo Más Pegao'