De infarto bajo la lluvia (+video)



Dovizioso le ganó una excelente carrera a Márquez en la última vuelta. Foto:as.com


En esta temporada cada carrera es mejor que la anterior en MotoGP. Y eso ya es mucho decir. Independientemente de quien gane, el espectáculo es colosal y el dado bajo la lluvia en Motegi por Andrea Dovizioso y Marc Márquez pasará a los anales de la historia de este deporte.

Su duelo no ha sido apto para corazones delicados, porque incluso los que están más sanos lo habrán vivido al borde del infarto. La resolución de su increíble carrera fue al más puro estilo entre Schwantz-Rainey, sólo que, con el asfalto empapado, pasándose y repasándose hasta la última curva, rodando en paralelo y al filo de la caída varias veces y sin dar ninguno su brazo a torcer.
La pelea entre Dovizioso y Márquez en este Mundial representa la mejor esencia del motociclismo, un deporte de valientes. El espectáculo que han ofrecido buscando la victoria sobre mojado eleva a un nivel superior el riesgo inherente de las carreras, poniendo en valor virtudes como la superación, el pundonor o la entrega.
Ganó esta vez el italiano al español, como ya pasara en Austria, para poner el empate a cinco victorias entre ambos y para comprimir un poco más la general del Mundial. El del Repsol Honda sigue al frente, ahora con 11 puntos de renta sobre el de Ducati y se acercan en el horizonte tres emocionantes finales en Australia, Malasia y Valencia en las que todo puede pasar.
Enorme el atrevimiento de Márquez, no sé si tanto como inteligente. La catástrofe acechaba en cada curva y la suerte ha querido estar de su lado, pero quizá no era el día de jugarse tanto por tan poco.
Acabó en el podio como pudo hacerlo en el suelo, una posibilidad que siempre existe en las carreras pero que se incrementa exponencialmente en condiciones como las de Motegi. El estilo de Marc, lo que le hace único, es precisamente éste. No especula, no contemporiza, se la juega siempre y sin concesiones.
En ocasiones, como la que nos ocupa, le sale bien y otras no tanto, puede que con la experiencia siga modulando esta gestión del riesgo. Un segundo en Japón no era un mal resultado; sin embargo, en su planteamiento sólo entraba ganar, aunque se jugaba mucho más que esa victoria, ya que el título estaba sobre el tapete.
No ha parado de llover en toda la carrera, como tampoco lo ha hecho en todo el fin de semana, y tanto Andrea como Marc optaron por el neumático medio de agua delantero y por el blando trasero. La diferencia no iba a estar por tanto en ese detalle. Estuvo en las 249 milésimas que le sacó el italiano al español en la línea de meta, después de que el ilerdense intentara una pasada a la desesperada en la última curva, casi sin espacio. Como en Austria, salió abierto y no pudo consolidar su maniobra, con lo que “Dovi” volvió a la primera plaza manteniendo la trazada buena.
Así fue como acabó la última vuelta, pero dio para más, porque la arrancó Márquez con 0.479 de ventaja y ayudó a que Dovizioso recortara en el susto que tuvo inclinado en la curva 8. Luego vino la brutal frenada que Dovizioso le colocó a Márquez en la bajada que da acceso a la curva 11.
Por un momento pareció que saldría colado, pero retuvo su Ducati con maestría sobre la trazada buena. De ahí a meta hubo ese intento a la desesperada del pupilo de Alzamora, que había dicho que era un día para vigilar a Andrea, pero que en realidad fue un día para jugársela a muerte, como hace siempre.
Resultó especialmente gratificante ver el sano abrazo que ambos se dieron después, a pie de un podio al que también accedió Danilo Petrucci, que lideró hasta la vuelta 12 más una. Le puso muy caro a Márquez el adelantamiento y mucho menos a Dovizioso, porque se abrió nada más sentir su compañía. En cualquier caso, ya advirtió en Misano que ayudaría a su compañero de fábrica en la pelea por el título en estas carreras si estaba en su mano.
El que ya se ha despedido del campeonato es Maverick Viñales, que con su decepcionante noveno puesto se queda a 41 puntos de la cabeza. Remontó cinco posiciones respecto a la parrilla y él ya sabía que, con esta Yamaha que no va en agua, no tendría nada que hacer.
El que también tuvo un mal día fue Valentino Rossi, que se cayó en la curva 8 cuando rodaba octavo a siete décimas de Aleix. Lo mejor es que no se hizo daño.


Clasificación general del Mundial de MotoGP 2017
1-Marc Márquez (Honda/244 puntos)
2-Andrea Dovizioso (Ducati/233)
3-Maverick Viñales (Yamaha/203)
4-Dani Pedrosa (Honda/170)
5-Valentino Rossi (Yamaha/168)
6-Johann Zarco (Yamaha/125)
7-Jorge Lorenzo (Ducati/116)
8-Danilo Petrucci (Ducati/111)
9-Cal Crutchlow (Honda/92)
10-Jonas Folger (Yamaha/84)

Lo Más Pegao'