Con Márquez nunca se sabe


Marc Márquez volvió a ganar un Gran Premio de MotoGP. Foto: AFP


Para un caníbal como Marc Márquez, cinco meses y medio son demasiado tiempo para volver a saborear las mieles de la victoria, así que no es de extrañar que su triunfo en Argentina lo celebrase casi como si de un título se tratase.
Además, no vino en una carrera cualquiera, sino en una marcada por la incertidumbre de verse todos los pilotos obligados a parar en la novena, décima o undécima vuelta para hacer un cambio de moto. Y por si eso fuera poco, con un intercambio casi permanente en las posiciones de podio y con un carrusel de caídas hasta la misma línea de meta que condicionaron el resultado final.
El primero de los favoritos en quedar fuera de combate resultó Jorge Lorenzo, que se cayó en la sexta vuelta cuando marchaba sexto. El campeón vigente llegó a liderar la prueba tras la salida, pero una colada a las primeras de cambio le hizo perder unas posiciones que ya nunca más recuperaría. Argentina se le resiste a Jorge, porque sólo ha subido al podio aquí como tercero en 2014, lo que es muy poco para él.
Hubo lío desde la salida en la carrera programada a 20 vueltas, cinco menos de lo previsto en aras de la seguridad y fruto de la explosión del Michelin trasero de Scott Redding en la jornada de clasificación.
Andrea Iannone entró colado y sacó ligeramente a Dani Pedrosa, sin saber éste en ese momento que en la última vuelta ese mismo Andrea le haría el favor de su vida, para heredar una tercera plaza del podio con la que no contaba. Sucedió en la última curva de la última vuelta, cuando el de Ducati intentó colarse por donde no cabía a su compañero de equipo, Andrea Dovizioso, y robarle con ello la segunda plaza.
En vez de eso, se fue al suelo y se lo llevó con él, de modo que Valentino Rossi también heredó con una segunda plaza con la que ya no contaba, porque las dos Ducati oficiales le habían superado claramente en el tramo final.
La carrera de Valentino fue de menos a más. Tras pasarse y repasarse tres veces con Márquez, iba pegado al español, exactamente a 0.172 milésimas, cuando ambos decidieron entrar al mismo tiempo a hacer el obligado cambio de vuelta. Lo hicieron al acabar la décima vuelta y ahí fue donde Marc le ganó la carrera.
De entrada, su cambio de una Honda por la otra resultó mejor, sin necesidad siquiera de posar un pie en el suelo, y de nuevo con ambos en la pista le metió un segundo en seguida y a su amigo “Tito” Rabat entre medias.
De ahí al final, la diferencia se fue ampliando para cruzar la meta con siete segundos y medio sobre “El Doctor”.
El que debiera haber tenido hueco en esa ceremonia fue un magnífico Maverick Viñales, que se fue al suelo a poco del final, en la primera curva, cuando estaba peleando por ser él quien le quitara la segunda plaza a Rossi. La suya fue una más de las muchas caídas que hubo, pero resultó más dolorosa por tratarse de la que le apeaba de su primer podio en MotoGP.

Clasificación del Mundial de MotoGP
1.Marc Márquez (Honda/41 puntos)
2.Valentino Rossi (Yamaha/33)
3.Dani Pedrosa (Honda/27)
4.Jorge Lorenzo (Yamaha/25)
5.Andrea Dovizioso (Ducati/23)
6.Pol Espargaró (Yamaha/19)
7.Héctor Barberá (Ducati/18)
8.Eugene Laverty (Ducati/17)
9.Bradley Smith (Yamaha/16)
10.Maverick Viñales (Suzuki/10)

Lo Más Pegao'