“Los récords no se planifican…salen en la pista”



Omara Durand celebra uno de sus récords en Río 2016. Foto:rio2016.com


Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que las tres preseas áureas e igual cantidad de marcas paralímpicas (de estas, dos mundiales) obtenidas en los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016, colocan a Omara Durand Elías en un sitial de honor en la historia del deporte para discapacitados.

Omara, perteneciente a la categoría T-12 (débiles visuales profundos), dejó su huella en el estadio olímpico Joao Havelange y cada vez que salía a la pista, más allá de correr, parecía volar.
Con tiempo de 11.40 segundos detuvo los relojes en el hectómetro, con lo que disminuyó su propio récord orbital obtenido en Doha el pasado año. En los 200 metros estampó 23.05 segundos, lo mejor en Paralimpiadas; mientras que en los 400m marcó la vuelta más rápida de todos los tiempos, con 51.77.
La gacela santiaguera superó lo hecho en Londres 2012, donde se coronó en los 100 y 200 metros. En Río, además de haber sido reconocida como la atleta discapacitada más rápida del mundo, igualó a su compañera Yunidis Castillo Castillo, como pentacampeona en estas lides.
Durante su estancia en su natal Santiago de Cuba, donde fue recibida y aclamada por el pueblo, Durand Elías accedió al diálogo con la colega Rosa Panadero Vega.
-¿Tu preparación antes de los Juegos Paralímpicos?
-Intensa y con mucha exigencia por parte de mis entrenadores. Yo misma me empujaba, porque tenía muy claro lo que quería. Desde que terminé mi actuación en Londres 2012 empecé a trabajar para este ciclo. Fueron cuatro años de mucha dedicación, con competencias fundamentales, pues aparte de los Paralímpicos, también estuve en los Parapanamericanos de Toronto y en el Mundial de Qatar, el pasado año. Los dos meses que estuvimos en México nos ayudaron a focalizar mejor el entrenamiento previo a la llegada a Río.
-¿La actuación en el Mundial de Doha –tres medallas de oro y cuatro récords mundiales– fue la antesala de lo que tenías reservado para los Paralímpicos?
-El Mundial fue una gran competencia, estaba muy bien preparada y la asistencia de mi guía Yuniol Kindelán fue excelente, a pesar de que corrimos juntos por primera vez. Desde ese momento se contaba conmigo para tener una gran actuación en la lid brasileña y gracias a muchas cosas pude cumplir con los pronósticos.
-Háblame de las tres carreras en las que interviniste en Río 2016.
-Me sentía en excelente forma deportiva, tanto física como psicológicamente. No tuve presión de ningún tipo y sabía que podía enfrentar a cualquier adversaria. Hice lo mejor que sé hacer, correr con el corazón. En ningún momento pensé en los récords, porque eso no se planifica. Yo entreno duro, y si estás bien, los resultados salen en la pista.
-Tus tres medallas de oro fueron un aporte fundamental a la delegación cubana en Brasil.
-Siempre te sientes importante cuando aportas medallas para tu país, y si son de oro provocas que el himno nacional se escuche en todo Río de Janeiro. Esa es una forma que tengo de dar gracias a esta Revolución hermosa, que no nos excluye a pesar de nuestras limitaciones físicas.
Estos Juegos demostraron el alto nivel actual del deporte paralímpico alrededor del mundo, y Cuba obtuvo un notorio decimoctavo lugar. Para mí, es un orgullo como atleta, como cubana, como mujer, como madre, representar a mi país y alcanzar la condición de atleta discapacitada más rápida del mundo, es algo que disfruto, pero siempre con los pies en la tierra. Siempre se puede mejorar.
-Tu compañera Yunidis Castillo se vio privada de continuar en competencia a causa de la lesión que sufrió en la final de los 100 metros T-46. ¿Cómo vive un atleta ese momento?
-Fue algo duro y ella lo sufrió muchísimo, porque realizó un esfuerzo muy grande para llegar en óptima forma a Río. Pero el deporte es así de impredecible, y es por eso que cada medalla que ganaba se la dedicaba a ella, que tanta gloria le ha dado a Cuba.
-¿Miriam Ferrer, Yuniol Kindelán y el apoyo familiar?
-Mi entrenadora Miriam es una persona fundamental en mi carrera deportiva y gracias a la excelente relación entrenador-atleta que tenemos han llegado estos logros. A la vez, le doy gracias por la decisión de correr, desde hace un año, con mi guía Yuniol Kindelán, igualmente esencial en cada carrera en la que me presento. Mi familia también es un eslabón importante, a pesar de la distancia, y a ellos dedico todos mis triunfos.
-¿Santiago de Cuba y su gente?
-Espectacular. Recibo felicitaciones en cualquier lugar al que llego, y es algo que me llena de energía, porque los santiagueros somos únicos.
-¿Hasta dónde piensas llegar?
-Hasta donde pueda. Después de este descanso me incorporaré a los entrenamientos, seguiré enfocándome en mi preparación y en mis competencias nacionales e internacionales. El próximo año es el Campeonato Mundial, en Londres, y quiero tener una actuación meritoria.

Lo Más Pegao'