Un sorteo de dos caras




El sorteo de octavos de final de la UEFA Champions League deparó varios de esos partidos que la hacen una de las competencias más atractivas del planeta, entre ellos dos choques que podrían haber sucedido tranquilamente en la final, como París Saint Germain-Chelsea y Manchester City-Barcelona.

Tal como he dicho en reiteradas ocasiones, cuando empieza la fase de eliminación directa comienza la verdadera “Champions”. Prueba de esto, es que al menos cuatro de los equipos que terminaron primeros (Chelsea, Barcelona, Borussia Dortmund y Mónaco) tendrán una serie complicada, contra escoltas a los que preferirían haber evitado. Incluso en las series que a priori lucen más disparejas hay motivos para ilusionarse con ver buen fútbol.
Eso sí, aclaremos que aún falta mucho para que llegue la acción: la ida de octavos comienza en dos meses y la vuelta termina en tres. Es tiempo suficiente como para que el panorama que vemos hoy cambie radicalmente, y que algunos equipos se consoliden, otros enderecen el rumbo y, quizás, otros empeoren más su rendimiento.
Hecha la aclaración, pasemos a ver cómo lucen hoy cada uno de los cruces.
PSG-CHELSEA
Es sin dudas uno de los grandes cruces de octavos. Lo único que me apena es que se despedirá uno de mis candidatos a consagrarse esta temporada.
PSG-Chelsea, es curioso que a Mourinho le haya tocado el rival al que él mismo dijo que deseaba enfrentar. El año pasado la serie de cuartos de final fue muy cerrada, definiéndose apenas por la ventaja del gol de visitante. Y este año veo el mismo equilibrio entre ambos.
Eso sí, Chelsea se reforzó adelante. Diego Costa está aportando los goles que Mourinho reclamaba la temporada pasada e incluso Didier Drogba suma su cuota cuando le toca entrar. Habrá que ver cuánto busca el partido Chelsea ante un rival con mucho poderío ofensivo o si prefiere esperar y contragolpear, algo que Mourinho maneja a la perfección.

El Chelsea tendrá en el PSG uno de los rivales más difíciles en su carrera por el título

Del lado del PSG, las primeras dos derrotas de la temporada llegaron juntas en menos de una semana, y con ellas las críticas. París está teniendo problemas atrás, pese a que su pareja de centrales le significó un gasto récord. Con un equipo de precisión clínica para aprovechar sus chances como el Chelsea no tendrá margen de error.
Por último, el frente interno será de mucha importancia para ambos. Hoy Chelsea llega con más margen que PSG, que da pelea contra varios equipos por la punta, aunque a los ingleses no les sobra demasiado y tienen a uno de los equipos de Manchester, y quizás pronto al otro, al acecho. Lo que pase en los próximos dos meses puede ayudar a unos o a otros a rotar sus piezas u obligarlos a usar lo mejor en ambas competencias.
MANCHESTER CITY-BARCELONA
No hace mucho Manchester City estaba prácticamente afuera. Pero a la hora de la verdad, aprovechó todo lo que la Roma no, y consiguió una merecida clasificación. Ganó a uno de los mejores del continente como el Bayern Munich y definiendo ante su rival directo, como visitante y sin sus figuras.
En dos meses, Pellegrini debería tener de nuevo a todo su plantel disponible. Cuenta con cantidad y calidad de sobra como para jugarle de igual a igual al Barcelona, algo que además caracteriza a los equipos del DT chileno.
Del lado del Barcelona, todavía le está costando la transición, como se nota en lo que le costó ganarle el grupo al PSG y en algunos resultados negativos en el torneo local. Luis Enrique está tratando de darle su sello al equipo, intentando incluso cambios que uno ve como arriesgados, como lo es jugar con línea de tres en el fondo sin tener suficientes hombres de marca en el mediocampo, sobre todo por los carriles, como para compensar.
Por otro lado, hay jugadores como Iniesta que no están en su plenitud y Suárez sigue buscando su lugar, sin haber aportado todavía la cuota goleadora que lo ha acompañado durante toda su carrera.
Claro que sigue siendo uno de los mejores equipos del torneo y que cuenta con calidad individual de sobra. Messi y Neymar pueden ganar partidos solos, pero para sostener la apuesta en el largo plazo, será absolutamente necesario que aparezca el funcionamiento colectivo. Un rival de tanta calidad como Manchester City puede ser una buena medida.

El "Barça" se las verá nuevamente en octavos de final con el Manchester City

BAYER LEVERKUSEN-ATLÉTICO DE MADRID
Es difícil no elegir como favorito al subcampeón de la “Champions” en esta serie, más sabiendo que definirá en casa.
Atlético Madrid tiene todo para pasar: historia reciente, actitud y hasta ventaja en el choque de estilos. El fútbol frontal que juegan los alemanes es exactamente lo que necesitan los de Simeone para responder de la manera fría y calculadora que los llevó tan lejos la temporada pasada. Da la sensación de que no les costará imponer su fútbol en los 180 minutos.
JUVENTUS-BORUSSIA DORTMUND
Esta es probablemente la única serie en la que me animo a dar como favorito, aunque con ventaja leve, a un equipo que terminó segundo. Y los motivos tienen que ver tanto con lo que tiene la “Juve” como con lo que le falta al Borussia Dortmund.
Del lado de la “Vecchia Signora”, el golpe de la eliminación ante Galatasaray en 2013 ya se asimiló. El partido de cierre de grupo ante Atlético Madrid fue una clara muestra: la Juventus salió a ganarlo sabiendo que así hubiera sido primera, pero no arriesgó tanto como para exponerse a una derrota que la hubiera dejado afuera. No pudo romper el cero, pero logró el objetivo de clasificar y ahora será el rival que todos querrán evitar.
El cambio de técnico no se sintió y ahora tiene la oportunidad, como único representante del “Calcio”, de devolverlo a los primeros planos. Si mantiene la frialdad, debería aprovechar los espacios que le va a dejar un rival agresivo incluso por encima del promedio de frontalidad del que hablábamos más arriba.
Quizás suene extraño no elegir a un Borussia Dortmund tan eficiente en Europa...pero a la vez tan deficiente en la Bundesliga. Lo que sucede es que ya no tiene el poder de fuego que lo llevó tan alto en años pasados: Goezte y Lewandowski se fueron al Bayern, y Reus estuvo lesionado varios meses. Sin esos nombres, ya no mete miedo como antes y muchas veces termina pagando muy caro su atrevimiento.
SCHALKE 04-REAL MADRID
Tal como sucede en la serie de su vecino: el Atlético, el Real Madrid tiene todas las de ganar ante el Schalke. Es una serie a su medida, tal como lo fue la temporada pasada cuando se impuso por un 9-2 en el global.
Real Madrid también suele aprovecharse de los equipos que quedan tan seguido mano a mano atrás, y el Schalke, al que no le gusta ni sabe especular, no debería ser la excepción.
SHAKTHAR DONETSK V BAYERN MUNICH
Después de tres alemanes a los que no pusimos como favoritos, en esta serie se invierten los roles: no vemos manera de que el Bayern Munich se quede afuera.
Más allá de los errores defensivos que lo condenaron ante Manchester City (y eso gracias a un Agüero infalible), Bayern ha sido un equipo muy sólido en la “Champions” y en la Bundesliga. Además, tiene ventajas enormes, tanto individuales como colectivas, sobre un Shakhtar que, de clasificar, daría una verdadera sorpresa.

Bayern y City tienen dos caminos completamente diferentes en octavos

ARSENAL-MONACO
Podría ser la otra serie en la que el escolta fuera favorito por sobre el líder, pero no: a mi entender, es un duelo 50/50 que se definirá por pequeños detalles.
Seguramente veamos partidos muy abiertos, sobre todo conociendo cómo juega el Arsenal de Wenger. Del otro lado habrá un Mónaco más realista, pero que viene levantando su rendimiento en los dos frentes. La victoria ante el líder Olympique Marsella seguramente le demostró que va por el buen camino, mientras que en Europa se quedó con la punta de un grupo que a priori estaba abierto para todos.
BASILEA-PORTO
Para el final quedaron dos equipos de bajo perfil pero a los que nadie desea enfrentar, porque son de esos que molestan y pueden complicar a cualquier rival.
El fútbol suizo se ha ganado, en silencio, el respeto del continente, tanto a nivel de clubes como de selección. Con una base de mentalidad alemana, son disciplinados, tienen gran despliegue físico y no regalan nada.
Del otro lado, el Porto sigue siendo una plataforma de lanzamiento para grandes jugadores hacia los más poderosos de Europa, pero en el interín forma equipos competitivos que se le animan a cualquiera. En esta serie los dos pueden pasar y el que siga seguramente seguirá siendo una molestia para quien lo tenga enfrente en cuartos de final.
En definitiva, está todo dicho para seguir disfrutando de un gran torneo. Solamente habrá que tener un poco de paciencia hasta que llegue, en febrero, el momento de ver a los 16 mejores de Europa otra vez en acción.

Lo Más Pegao'