Linaje de campeones


Danyi y Wendy fueron de los mejores atletas en los 52 Juegos Escolares. Foto:Matos


Transcurría la gala de premiaciones de los atletas y deportes más destacados de Santiago de Cuba en los 52 Juegos Escolares Nacionales, en la sala principal del Complejo CulturalHeredia, cuando de repente dos jóvenes llamaron mi atención.

Wendy y Danyi René no solo comparten el apellido Porte, sino que además fueron seleccionados entre los Más Integrales por sus resultados durante la competencia antes mencionada.
Ella es uno de los principales talentos de la esgrima en el país, y así lo confirman sus dos medallas doradas en el florete individual y por equipo. En tanto, él se ratificó como fiel continuador de la tradición del atletismo para discapacitados en esta indómita provincia, al regresar a casa con tres preseas (oro en 200 y 400, y plata en 100 metros T-46).
Rápidamente me acerqué a ellos y sin muchos preámbulos accedieron al diálogo.
“En nuestra familia hay tradición deportiva. Mi padre fue boxeador y el hermano menor de Danyi también es atleta. Ellos disfrutan mucho con nuestros logros y eso nos alienta a trabajar todos los días con dedicación para llegar los más alto posible”, destacó Wendy.
La floretista, que además no perdió ni un solo combate en más de 10 presentaciones, confesó también lo complicado que es entrenar con tantas carencias de materiales y en tal sentido resaltó la dedicación de sus preparadores en la Eide Capitán Orestes Acosta.
“Tengo mucho que agradecer a mis profesores, pues ellos ponen su empeño a diario para hacernos mejores esgrimistas a mí y mis compañeros. Nos dicen que debemos ser inteligentes en las competencias y entrenar con mayor rigor, pues la falta de implementos nos pone en desventaja con otras provincias, pero no podemos permitir que mermen los resultados. Gracias a ellos la esgrima santiaguera quedó como el mejor deporte individual del país”, explicó.
La progresión de Wendy es innegable. En sus primeros Juegos fue quinta, un curso después subió al podio con su primera presea (bronce) y ahora dio el salto al estrellato al coronarse por partida doble.
“Para este curso me toca pasar a la categoría juvenil. Espero mantener mi progresión y para eso debo seguir sacrificándome. Lo más importante es que cuento con el apoyo de mi familia, y eso no tiene precio”, concluyó la atleta.
Por otra parte, Danyi René –también de 15 años de edad- se ha visto beneficiado por la inclusión, desde la pasada edición, de los atletas discapacitados en los Juegos Escolares Nacionales.
“Para los que tenemos algún tipo de limitación es muy importante que nos incluyan en este evento, porque nos permite foguearnos en torneos de categoría y eso ayuda a nuestro desarrollo”, confesó Danyi.
Hace un año el velocista debutó en Juegos Escolares con dos medallas de oro (400 metros planos y relevo 4x100m) y una de bronce (100m). Ahora se agenció dos cetros y una plata.
“Cuento con el apoyo incalculable de mis entrenadores y cada día me siento más seguro en las pistas. En esta edición hice mis mejores cronos en 200m y 400m. Pienso que con la reciente reinauguración de la Academia (pista de rekortán), lo cual mejora nuestras condiciones de entrenamiento, podremos avanzar mucho más”, aseveró el joven.
Hermanados por la sangre y por el deporte, Wendy y Danyi se forjan como futuras luminarias de la actividad del músculo en Santiago de Cuba. El desarrollo vertiginoso de ambos seguramente provocará que en poco tiempo volvamos a encontrarnos para actualizar el medallero que, gracias a ellos dos, comenzó a engrosar la familia Porte.

Lo Más Pegao'