Entre la gloria y ¿el fracaso?



La explosividad de Roel ha sido vital en la remontada de los granmenses.      Foto: Calixto Llanes


“Estamos vivos todavía”, dijo el manager de los Leñadores de Las Tunas, Pablo Civil, al término del quinto juego del play-off final, que concluyó con derrota para su equipo ante los actuales campeones nacionales, los Alazanes de Granma.

La expresión podría sonar a uno de esos arrebatos de alguien que está casi al borde de la muerte, después de todo el enfrentamiento está 3-2 favorable a los granmenses. Pero no se confundan, el estratega sabe lo que dice y tiene bastante razón en advertir que no den a sus muchachos por perdidos antes de tiempo.
No olvidemos que hace solo unos días la situación del elenco “rojiverde” era exactamente la misma. Llegaban a su cuartel general con la complicada tarea de barrer en dos choques a unos Industriales que habían lucido muy bien durante toda la semifinal, y a los que muchos les daban (y me incluyo) casi todas las papeletas para clasificarse a la pelea por el título. Y consumaron la hazaña.
Si algo han demostrado estos Leñadores durante todo el campeonato es coraje. Conscientes de lo que ya le han regalado a su fanaticada, los del Balcón del Oriente cubano aspiran a más, y no los podemos culpar.
Pero hay algunos detalles con los que no contaba Civil. Primero, que por fin Carlos Martí se decidió a buscar una forma en que Lázaro Cedeño (líder jonronero del torneo, con 20) entrara en el line-up regular. Aunque esto significara poner a “sufrir” a Alfredo Despaigne en el jardín izquierdo.
Crucifíquenme si quieren, conmigo ese hombre (Despaigne) no pone un pie en los terrenos de las Series Nacionales ni aunque me lo pida de rodillas.
Tenemos que acabar de entender que el deporte cubano se abre cada vez más a las contrataciones y, en un futuro no muy lejano, llegarán más cambios, necesarios por demás. Es cierto que todos quieren ver a sus estrellas en acción y, por supuesto, a qué manager no le gustaría contar con atletas de ese calibre, pero a Despaigne, al igual que a los otros contratados no se les puede “quemar”.
Este atleta se debe a su vínculo en Japón, que es donde debe regalar sus mejore exhibiciones. En Cuba solo debería ser tenido en cuenta para jugar con la selección nacional. Créanme, así los cuidamos, les respetamos su jerarquía y no ponemos en riesgo a atletas que, ahora mismo, les están dejando buenos dividendos a las deprimidas arcas del Inder. Pero esta es solo mi opinión.
Lo otro que ha lastrado a la tropa de los Leñadores es la defensa, que ha fallado en momentos muy puntuales y que han costado varias anotaciones. Y lo último, y no menos importante, el poco aporte de lanzadores como Yoalkis Cruz, el principal hombre del staff, y del refuerzo pinareño Vladimir Baños. Incluso, el relevo del bombero artemiseño José Ángel García, en el cuarto duelo, también ganado por los Alazanes, fue deficiente.
Así lo tendrán muy difícil los tuneros para obligar, por lo menos, a un séptimo y último juego. Pero aún hay esperanzas, porque Granma no llega al sexto duelo de este sábado con muchas balas en su bullpen. Así que ahí está la clave a explotar para la poderosa tanda de Las Tunas.
Si corrigen su mecánica defensiva y logran sacar rápido del box al hombre que Martí designe para abrir, entonces tendrán opciones. De lo contrario, creo que les tocará encomendarse a más de un santo para que los de la Ciudad Monumento no se coronen doble monarcas, y se lleven el boleto a la Serie del Caribe.
De igual forma, no creo que para Civil y su tropa caer en la Final sea un fracaso ni mucho menos. Ya ellos han hecho historia, pero en el deporte uno siempre debe aspirar a más. Después de todo, si ya están aquí…

Lo Más Pegao'