Reacción

Los santiagueros barrieron a Pinar del Río y escalaron posiciones en la tabla              Foto: Jorge Luis Guibert


Hace una semana, en este mismo blog les comentaba que tras los duelos con Villa Clara, Ciego de Ávila e Industriales, por el “Guillermón Moncada” comenzaban a rondar viejos fantasmas: los de la descalificación y la derrota.

También les dije que lo más importante para la tropa que ahora dirige el profesor Eriberto Rosales era que aún tenía tiempo suficiente para revertir la situación (llegaron a ubicarse en el lugar 13, con balance de 6-8). Y como el título de la canción del inmortal Juan Gabriel: así fue.
Las Avispas le dieron trabajo a la escoba y de qué manera. Par de barridas (a Matanzas y Pinar del Río), seis sonrisas al hilo que, en un abrir y cerrar de ojos, han catapultado a los indómitos hasta la quinta posición, ahora con 12-8, a solo juego y medio del puntero de la 58 Serie Nacional de Béisbol, Villa Clara (13-6).
Incluso, si los montañeses salen airosos en su tope particular con los Cazadores de Artemisa (cuartos con 13-8), que culmina este domingo, se meterían en el grupo de los cuatro primeros, o sea, los que aseguran un cupo directo en la segunda fase del torneo.
La reacción de los “rojinegros” ha venido acompañado de dos aspectos muy importantes. Primero, ya no pierden más de lo que ganan en casa. Imagínense, cómo se puede aspirar a la clasificación si no se aprovecha el aliento de tus parciales y familiares. Y segundo, un despertar ofensivo que ha suplido las carencias del staff de lanzadores (promedio de carreras limpias de 4,00 por cada nueve entradas) y las pifias defensivas (21 errores en 20 partidos).
Claro, tal vez haya quien atribuya esta mejoría a que Cocodrilos y Vegueros son –ahora mismo- los dos peores elencos del campeonato. Pero las Avispas no tienen culpa de eso. Ellas hicieron lo que les tocaba, pasar la escoba y no mirar hacia atrás. Al final, esto es parejo para todos. Incluso, en más de una ocasión, equipos que no se juegan nada se atraviesan y causan más de un dolor de cabeza.
Como les comentaba, los bates indómitos han tenido un despertar y, sin tener en cuenta lo hecho en el duelo de este viernes contra los artemiseños, el average colectivo andaba por los .294 (quintos), bien por arriba de la media de la Serie, que es de .281. Además, los de la “tierra caliente” han despachado 50 extrabases, repartidos en 32 dobles, tres triples y 15 jonrones; y son los terceros que más carreras ha producido en la lid, con 127.
Sin embargo, aún hay detalles que se deben pulir. Por ejemplo, los bateadores indómitos se ponchan más veces que la cantidad de boletos que reciben (114 por 87). Otro aspecto que se debe mejorar es la cantidad de flys. Nadie en el certamen ha regalado más outs en elevados que los montañeses (174), y esto es algo que deben tener en cuenta los entrenadores.
Ahora bien, echémosle un vistazo a lo que viene, que no es poca cosa. El duelo contra los Cazadores debe ser bien disputado, porque ellos también están en una buena dinámica. Después la nave santiaguera tomará carretera hacia tierras agramontinas, a una visita que puede ser más complicada de lo que aparenta, para luego desplazarse hacia la provincia más oriental de Cuba, para jugar efectuar otro duelo “trampa” contra los Indios del Guaso. 
La pregunta ahora es si nos alcanzará para clasificar. Yo confío en que sí. Nos vemos en el “Guillermón”.

Lo Más Pegao'