Comenzó la polémica



Alfredo Despaigne no debe tener problemas para estar en el equipo. Foto:cuban-play.com


Había que cumplir con los organizadores, por lo tanto, la Federación Cubana de Béisbol entregó y dio a conocer este marte el listado de los 50 peloteros que integran la prenómina del “team” Cuba al próximo Clásico Mundial 2017.

Antes de caer en cualquier análisis, es importante destacar que esta matrícula no es definitiva, ya que hasta el 6 de febrero venidero puede sufrir cambios por diversas causas.
Según establecen las normativas del evento, las listas preliminares están compuestas por al menos 23 lanzadores y dos receptores. Y, cómo es lógico no se mencionó quién será el manager. Aunque algunos ya dan por hecho que será el siempre polémico Víctor Mesa, algo que, por ahora, son solo suposiciones.
Los 28 jugadores definitivos se oficializarán en los días finales de enero, y entre ellos deben figurar no menos de 13 pitchers y dos enmascarados. Al tiempo que se debe reseñar los 10 serpentineros suplentes que pueden ser utilizados en cualquier etapa de la lid.
Ahora bien, con respecto a los preseleccionados hay que decir que muchos están porque se lo han ganado en el terreno, a otros les dio un plus su historial y a unos pocos –al menos para este redactor- no les encuentro la lógica de su convocatoria.
Empecemos por casa. Estoy completamente de acuerdo con que Edilse Silva sea el único santiaguero incluido en el llamado. Varios lectores me han comentado que Danny Betancourt, más por su currículum en eventos internacionales que por el momento actual, debía estar en el listado. El tema da para polemizar.
Más me duele el caso de Ulfrido García. Hace unos meses el muchacho parecía que no tendría problemas para entrar en este grupo, principalmente por el déficit de lanzadores zurdos de puntería que hay en el país, pero su rendimiento ha ido en picada y si les soy sincero, creo que él mismo se borró del elenco.
Ausencias llamativas hay. La sanción del tunero Yosvani Alarcón le abrió las puertas en la receptoría a su coterráneo Rafael Viñales, quien además se lo ganó con su buena temporada.
Entre las segundas bases sorprende que el matancero Aníbal Medina esté por encima del pinero Dainier Gálvez. Tal vez, el hecho de que este último no haya sido elegido como refuerzo para la segunda etapa de la 56 Serie Nacional le haya afectado a la hora de conformar la prenómina.
Del resto del cuadro solo llama la atención la ausencia del torpedero holguinero Yordan Manduley, pero su lesión le ha mantenido en el dique seco por mucho tiempo y ahora mismo sería imprudente su inclusión.
En los jardines es donde se concentran los mayores desacuerdos. Y no es para menos. Solo seis outfilders de oficio, porque si bien es cierto que hay algunos del infield que se puede desempeñar en las praderas, tampoco es que sean expertos en la materia. Y a eso debemos sumar que las probabilidades de que el toletero Alfredo Despaigne sea el bateador designado del elenco son de un 99,9999%.
Extrañé ver en la convocatoria a hombres como Giorbis Duvergel, Roel Santos, Stayler Hernández, Leonardo Urgellés y por qué no, el favorito de todos, Frederich Cepeda, por solo mencionar algunos.
Los pitchers también dejan algunos sinsabores. Los industrialistas fueron los primeros que saltaron al ver que no figuran ni Noelvis Entenza ni Frank Montieh. El holguinero Carlos Alberto Santiesteban podría haber tenido su “huequito” y qué decir de Dachel Duquesne, uno de los puntales en la rotación de los actuales campeones nacionales avileños.
Como les decía, hay mucho para debatir y el espacio siempre apremia. Más cuando se trata de pelota. Imagino que el tema estará caliente un buen tiempo en los debates beisboleros. Y subirá mucho más de temperatura una vez que den a conocer el equipo definitivo y su cuerpo de dirección.
Y es que a medida que se acerca el IV Clásico Mundial crece la polémica en una isla que respira béisbol.

Lo Más Pegao'