No hay pa’nadie


Cristiano Ronaldo ganó su cuarto Balón de Oro. Foto:lavanguardia.com


Nunca se ha conocido en la historia dos deportistas que se hayan repartido durante nueve años consecutivos el principal premio individual en su disciplina.

Lo de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi con el Balón de Oro se ha convertido en la mayor dictadura que se pueda recordar en el universo del músculo. Ni con la ayuda de Google se puede encontrar a dos atletas que hayan monopolizado de tal manera el galardón que los acredita, les guste a algunos o no, como el mejor de su especialidad, al menos por un año.
Únicamente en aquella polémica votación del 2010, ganada por Messi, no se ubicaron en el 1-2 acostumbrado. En esa noche de olvidos mayúsculos, dígase Wesley Snayder, Iker Casillas o Vicente del Bosque (entre los entrenadores), los españoles recién titulados campeones del mundo, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, lograron quebrar el binomio CR7-Lio.
Lo único parecido a esto es lo que sucedió con el MVP de las Finales de la NBA entre 1991 y 1998, cuando el trofeo recayó seis veces entre el estelar Michael Jordan (1991, 92, 93, 96, 97 y 98), de los Chicago Bulls, y dos en Hakeem Olajuwon (1994 y 95), el pívot de origen nigeriano de los Houston Rockets.
Cristiano era el gran favorito para llevarse a casa su cuarta bola dorada, y los pronósticos no fallaron. En la votación, que este año solo realizaron 173 periodistas (uno de cada país asociado a la Fifa), arrasó, al acumular 745 puntos, por 316 Messi y 198 el francés Antoine Griezmann.
Un año después, el astro luso recupera el trono del fútbol mundial, al que se subió Messi en 2015. Este es el tercer Balón de Oro que gana el portugués con su actual club, Real Madrid (2013, 2014 y 2016). Les recuerdo que su palmarés lo estrenó con el Manchester United inglés, en el año 2008.
El Terminator de Islas Madeiras pone así un broche de oro a la mejor temporada de su vida, aunque aún puede añadir un diamante más a su corona si el Real Madrid gana el Mundial de Clubes con su ayuda. Levantó la “Champions” con el segundo mejor registro de goles de todos los tiempos (16) –recuerden que el primero (17) es de él mismo- y después se coronó en la Eurocopa con Portugal. Inigualable.
Ahora bien, la pregunta que se hacen muchos es hasta cuándo seguirá esta tiranía bipolar.
Si tomamos en consideración la edad de ambos futbolistas como factor indispensable en el rendimiento de estos, podemos percatarnos que el argentino (más joven que CR7), si mantiene el nivel actual, podría reinar a plenitud por otros dos o tres años cuando ya no esté Ronaldo.
Pero el portugués tiene más hambre que un Tiranosaurio-Rex. Nunca está saciado. Siempre quiere más y más. Por eso fichó por el Madrid en 2009, aunque con el United lograse en 2008 un doblete valioso (Balón de Oro y el FIFA World Player). Él sabía que sólo en el club “blanco” podría disputarle la corona a Messi.
Ya lo confesó el propio Cristiano: “Si ganan el Madrid y Portugal, gano yo”. Obrigado, campeón.

Lo Más Pegao'