Made in Champions League


Real Madrid jugará su decimoquinta Final de Uefa Champions League. Fotos:Getty Images


Imagino que a estas alturas a nadie le debe quedar la menor duda de que el Real Madrid tiene un idilio indisoluble con la Uefa Champions League.

Su fútbol es capaz de aparecer en cualquier momento y cuando no es así, acude a una genialidad como la que propuso Karim Benzema, a un nivel futbolístico que de pronto adquieren jugadores como Isco y Luka Modric, o a una aparición bendita como las que suele tener Cristiano Ronaldo. El Madrid está hecho en y para la “Champions”.
El equipo “merengue” acaba de jugar su séptima semifinal consecutiva (récord absoluto) y ha llegado a su decimoquinta Final de “Champions” (nadie más que él), la tercera en las últimas cuatro campañas.
Todo esto lo ha hecho en medio de la época del Barcelona de Leonel Messi, sin duda, el más poderoso de todos los tiempos. Lo ha logrado también entre los caprichos de José Mourinho, los titubeos de Carlo Ancelotti, la incertidumbre de Rafa Benítez y el riesgo que significaba darle la responsabilidad del vestuario a un entrenador novato como Zinedine Zidane.
Entre el 20 de mayo de 1998 y el 3 de junio de 2017 hay casi 7 000 días de diferencia. Es el tiempo transcurrido desde que Pedja Mijatovic batió (en off-side) a Angelo Peruzzi en el “Amsterdam Arena” para que el Madrid conquistase su séptima “orejona” y la Juventus cayera por segundo año consecutivo en una Final que había ganado en 1996.

La Juventus buscará desquitarse del revés en la Fina del año 1998

Una vez más, ahí está Vecchia Signora. Es cierto que es el equipo que más Finales de “Champions ha perdido (seis de ocho), pero para eso también se han hecho estos partidos, para romper maleficios.
Enfrente el todopoderoso Real Madrid, que sueña con ser el primer equipo que enlaza dos títulos continentales desde que lo hizo el Milan en 1989 y 1990 (Nadie lo ha logrado en el actual formato de Uefa Champions League). Y aunque entre 1998 y 2017 han pasado muchas cosas en el fútbol, el reencuentro entre “blancos” y “bianconeros” en Cardiff promete ser épico.

Lo Más Pegao'