Enredo infernal


Los santiagueros no tienen margen de fallo  en lo que  resta de torneo                  Foto: Daniel Houdayer

En solo siete días los Diablos Rojos se han complicado la vida y han visto cómo se les trastocan sus opciones de retener el trono del fútbol cubano en el 103 Campeonato Nacional, al que solo le restan par de jornadas para concluir.

Todo era fiesta en el “infierno” del estadio Antonio Maceo el día que los santiagueros derrotaron al actual subtitular, Camagüey, y ese éxito se combinaba con el revés de los Tiburones de Ciego de Ávila en tierras pinareñas, para darle ventaja de seis puntos a los indómitos, lo cual auguraba un final más plácido de lo imaginado.
Sin embargo, los avileños prendieron las alarmas al quitarle el invicto a la tropa del profesor Leonardo Herrera en el partido que tenían aplazado ambos y luego llegó un traspié que, para serles sincero, no entraba en los planes de casi nadie.
“Santiago” cayó (2-0) en casa del que era hasta ese momento el último lugar de la tabla de posiciones, Granma. Un golpe durísimo para los indómitos, que pasaron de estar invictos con un solo gol en contra, a perder dos choques al hilo con tres dianas encajadas.
Algo ha pasado en el funcionamiento de los Diablos Rojos. Tal vez los jugadores comiencen a sentir el desgaste físico de toda una temporada, en la que ya han efectuado más de 20 encuentros si tenemos en cuenta la etapa preparatoria. También podría haber pesado en el ánimo del grupo la derrota encajada en la tierra de la piña. ¿Quién sabe?
Lo cierto es que los goles han comenzado a mermar y lo más preocupante es que la casi impenetrable defensa montañesa a flaqueado, y eso sí que es preocupante, pues para nadie es un secreto que en esa solidez zaguera es donde se cimientan las bases del juego de los “rojinegros”.
Si la defensa se cae, los santiagueros tienen muy pocos chances de triunfar. Es por eso que los muchachos no pueden dejar de correr y pelear cada balón como si fuera el último.
Ahora bien, la situación actual en la clasificación es la siguiente: Ciego de Ávila y Santiago de Cuba marchan abrazados con 16 unidades, lo que pasa es que los de la tierra de la piña tienen una diferencia de goles de +6, por +5 los orientales.
Pinar del Río es tercero y tampoco está descartado de la pelea, ya que exhibe 13 rayitas y un acumulado de +3. El resto de los elencos ya están descartados de la pelea, así que este será el podio de premiaciones. Únicamente falta saber cuál será el orden.
Lo positivo para los santiagueros es que aún dependen de ellos mismos y los dos partidos que le restan (ante pinareños y avileños) los desarrollarán como locales. Para no vivir a cuenta de lo que hagan otros, los Diablos deben salir airosos en las dos presentaciones. Si lo logran, conservarán el trono. 
No lo duden, será escalar una colina bien empinada; más que todo, por el buen desempeño que han mostrado sobre la cancha vueltabajeros y Tiburones, pero yo creo en los santiagueros. No será la primera vez que salgan a flote cuando más enredado parecen estar. Confianza y apoyo es lo que no les puede faltar a los futbolistas este sábado desde las 3:30 p.m. Nos vemos en las gradas del “Maceo”.

Lo Más Pegao'