Armando se “coronó” en tarde llena de goles



Coroneaux le dio el empate a su equipo en el último minuto. Foto:elblogdelfutbol.blogspot.com

El atacante camagüeyano Armando Coroneaux anotó un doblete y le dio un valioso empate (2-2) a su equipo ante los Diablos Rojos de Santiago de Cuba, en una jornada donde se fabricaron 12 tantos en tres partidos.

Los que se marcharon antes del pitazo final de la grada del estadio Antonio Maceo, en la Ciudad Héroe, se perdieron un desenlace frenético, en el que los visitantes sacaron un punto gracias al disparo de Coroneaux sobre la bocina.
Los Miuras comenzaron impetuosos y tomaron temprana ventaja, gracias a la primera diana de Armando en el minuto 7. Pero los indómitos empataron en el 23’ mediante su jugador revelación en esta campaña, Pablo Ramón “Takechi” Labrada (su octavo del torneo, con el cual se convirtió en el máximo artillero de la lid).
Sin embargo, “Takechi” se tuvo que retirarse a causa de una lesión sobre la media hora de juego (esperemos que no sea nada grave), y dejó su lugar en la cancha al también delantero Eddy Gelkis Olivares, quien un minuto después de ingresar en el partido, exactamente en el 37’, mandó a guardar la esférica para delirio de la fanaticada.
Con pizarra de 2-1 se llegó al ecuador del choque, con la sensación de que todavía quedaba mucha historia por contar en el complementario. Y así fue.
El partido se pasó de revoluciones y se le fue por completo de las manos a los árbitros, incapaces de hacer valer la disciplina sobre la grama, en la que ambos onces se pegaban sin compasión y en más de una ocasión se lanzaron algunos manotazos.
Increíble que en un juego con tantos altercados –graves por demás- hayan terminado los 22 jugadores en el terreno, y con muy pocas amonestaciones. Incluso, por momentos los referees dieron la impresión de no tener el temple necesario para hacer valer su autoridad por encima de los atletas. Ojo con esto.
Hecho esta salvedad, volvamos a lo que más nos importa: el fútbol, ese deporte tan bello como injusto.
“Santiago” tuvo varias oportunidades de anotar el tanto que le diera la tranquilidad para afrontar la recta final del duelo, pero nunca apareció el pase preciso o el remate entre los tres postes que venciera al arquero camagüeyano.
Ya en el descuento, los Miuras se fueron con todo en busca del empate, y lo lograron con una excelente jugada del refuerzo capitalino Daniel Luis Sáez, quien condujo el balón a las mil maravillas para cedérselo a Coroneaux, quien, con una media vuelta magistral, sacó un potente fogonazo que se coló por toda la escuadra del santiaguero Nelson Johnston, al que solo le habían dañado su cabaña en una sola oportunidad en las 13 salidas anteriores.
De todas formas, los Diablos Rojos del italiano Lorenzo Mambrini son líderes de la 102 Liga Cubana, ahora con cuatro puntos, al igual que Villa Clara, pero con mejor diferencia de goles para los “rojinegros”. En tanto, Camagüey sumó su segunda unidad.
Los villaclareños escalaron a la cima gracias a su triunfo in extremis ante Ciego de Ávila (3-2), con tantos de Maikel Reyes (29’), Yosiel Piedra (87’) y Roberney Caballero (90’+3) para los ganadores; y de Aníbal Álvarez (10’) y Tomás Cruz (39’) por los derrotados.
Finalmente, el otro duelo de esta segunda fecha finalizó 2-1, favorable a Cienfuegos ante Las Tunas. Randy Vallier puso en ventaja a los tuneros en el 45’, pero los Marineros le dieron vuelta con doblete de Reinier Cerdeira (48’ y 84’). 
La tabla de posiciones en esta hexagonal final muestra a Santiago de Cuba en la punta con cuatro puntos, igualado con Villa Clara. Detrás marchan Ciego de Ávila y Cienfuegos, con tres rayitas; seguidos por Camagüey (2) y cierra Las Tunas (0).

Lo Más Pegao'