¿El “nuevo estilo” de Las Avispas?




¡Qué locura! Totalmente invertida e imposible de pronosticar ha comenzado la 53 Serie Nacional de Béisbol, con unas Avispas que al parecer están desarrollando un “nuevo estilo” en el sistema de juego que siempre han tenido (batear primero y preguntar después), el cual de momento les sirve para pelear por el liderato.

El campeón Villa Clara barrido por Guantánamo (los del Guaso hicieron 29 carreras y 39 hits en la subserie), Cienfuegos hundido en el sótano (solo una victoria en nueve juegos), Industriales el mejor en pitcheo y el penúltimo en bateo del campeonato, y Santiago de Cuba ahora resulta que depende de su pitcheo, en fin…
Más allá de los pronósticos tirados por tierra, no nos dejemos confundir, tal vez no sea un cambio de estilo y la realidad es que los bateadores santiagueros estén aún “de vacaciones”, y los lanzadores se hayan propuesto limpiar la imagen tan pobre que han dejado en las series anteriores.
A decir verdad este Santiago es mucho más práctico a la hora de hacer las cosas, es como si se pusieran de acuerdo para batear todos en el mismo inning, hacer las carreras que hacen falta y dejar que el bullpen haga el resto. Lo cierto es que hasta el momento ha funcionado, pero no creo que sea la vía para los montañeses.
Ya lo dijo días previos al inicio de la temporada el propio manager santiaguero Luis Danilo Larduet: “este es un elenco que tiene que batear, es su principal arma y de ello dependen sus mayores opciones”.
Los hechos no mienten, nada faltó para que Holguín le hiciera pasar más de un mal rato a la afición santiaguera, y no fue porque los serpentineros nuestros fallaran en hacer lo que les tocaba, sino porque a los toleteros indómitos les está costando un mundo fabricar anotaciones para apoyar la excelente faena que vienen realizando sus pitchers.
Inspiración no falta, por el contrario, en estos momentos Las Avispas son más corazón y coraje que cualquier otra cosa, y eso también vale. Pero tenemos que mejorar aspectos fundamentales del juego, porque al final nos pueden pasar factura.
Para que tengan ejemplos de lo que estoy hablando, antes de los juegos de ayer, los indómitos promediaban colectivamente para 249 de average ofensivo (lugar 10), en un campeonato que presenta una media de 259.
La defensa es la asignatura de siempre de los rojinegros, se siguen cometiendo muchos errores y testigo de esto son las 10 pifias que ensucian los números santiagueros en nueve compromisos jugados.
Quienes andan de pláceme son los lanzadores, sin dudas los mejores del panal en este inicio con 2.64 de efectividad, 45 ponches y solo 30 boletos, y lo más llamativo, los rivales le promedian para un anémico average de 215. ¡Quién lo diría! Bravo por los muchachos.
Como ven los discípulos del profesor Larduet viven ahora mismo colgados de los brazos de sus pitchers, el área que más preocupación daba antes de iniciar la Serie, la de menos experiencia entre sus integrantes y la más criticada en estos últimos años.
Para nada es mi intención demeritar la actuación de los santiagueros hasta el momento, la cual es muy buena, siempre he estado convencido que los muchachos van a estar en la segunda fase de la lid; pero desde mi puesto de periodista no me es permitido conformarme con los hechos que están a simple vista.
Aún hay tiempo para mejorar, y para comprobar si es que estamos cambiando el estilo o tan solo necesitamos más tiempo para que los bates se empiecen a calentar.

Lo Más Pegao'