Calentando los motores




El triplista santiaguero Pedro Pablo Pichardo clavó los pinchos en 17,32 metros en mitin de Praga, República Checa, registro con el cual pasó a comandar el ranking de la actual temporada, y lanzó su candidatura al título en el venidero Campeonato Mundial de atletismo bajo techo.

Mejor no pudo ser el debut de “Triple P” en estadios a capota cubierta esta campaña, pues lo acontecido este martes en tierras checas demuestra la buena forma en la que llega el subcampeón mundial al aire libre, quien a penas en 10 días irá en busca de su primera presea en campeonatos mundiales techados.
Lo divulgado por el sitio web de los organizadores reflejó que Pichardo tuvo secuencia de 16,90-16,33-16,68 antes del registro ganador, también inscrito como tope para esa competencia.
Tras él quedó su compañero Ernesto Revé gracias a 17,05 metros logrados en el segundo intento e igualmente inscritos como lo mejor a nivel personal en este tipo de escenario. El tercer lugar fue para el rumano Marian Oprea, dueño de un 16,68, muy alejado del 17,30 que le tenía en la cima de la campaña.
La otra presencia cubana en la Arena Ergo generó nuevas señales de preocupación, pues el pertiguista Lázaro Borges se despidió con pobres 5,35 metros tras fallar en tres ocasiones en busca de los 5,45. Es una lástima que el cubanito no encuentre la forma de salir del “bache” que lo mantiene alejado de la élite hace varios años.
El podio de esta prueba se lo repartieron el polaco Piotr Lisek y el local Jan Kudlick, quienes pasaron sobre 5,75, máximo registro de la lid, y fueron seguidos por el también anfitrión Michal Balner (5,61).
Sin embargo el show de la jornada lo protagonizó el ruso Ivan Ukov con un salto alto de 2,42 metros no conseguido desde finales de los años 80.
Pasada a los libros como marca absoluta para su país y de la reunión checa, la marca le catapultó a la vanguardia del escalafón actual y quedó a un centímetro de la cota universal del cubano Javier Sotomayor.
El 2,43 del “Príncipe de las alturas” impera desde marzo de 1989 y parece “tambalearse” ante el ímpetu del monarca olímpico de Londres ‘12, quien en enero pasado batió 2,41.
Además de Sotomayor el otro vencedor de 2,42 es el alemán Carlo Thränhardt, quien fue noticia en febrero de 1988.
En el sector femenino la croata múltiple reina del orbe Blanka Vlasic se despidió como nueva recordista del mitin con 2,00 metros.
En impulsión de la bala el argentino finalista de Londres Germán Lauro se adueñó del oro con 21,04 metros, en el salto de longitud la británica Amy Woodman venció con 6,30 metros y en los 800 metros el anfitrión Tomas Vystrk triunfó con discreta marca personal de 1:51.02 minutos.
La próxima salida de los triplistas cubanos será en Alemania dentro de dos días.

Lo Más Pegao'