The Italian Job ante el “Barça”


Juventus y Barcelona jugarán el partido que todo club quiere disputar


Después de la Final de Champions League que alcanzó José Mourinho al frente del Inter de Milán en 2010, tuvieron que pasar cinco temporadas para que un club italiano se encuentre de vuelta en una. Juventus, por su parte, ha tenido que esperar 12 largos años para disputar una nueva final, aunque anteriormente habían llegado cuatro veces en siete años.

De vuelta en la década de 1990, las finales entre clubes españoles frente a plantillas italianas eran bastante regulares, con saldo positivo para los clubes ibéricos de 2-1. La primera Copa Europea de Barcelona la ganaron en Wembley, en 1992, gracias a un tiro libre de Ronald Koeman, pero el día doloroso del club se produjo dos años después. Allí el AC Milán los destruyó por 4-0 en Atenas. Por otra parte, Juventus, en su tercera final consecutiva, perdió ante el Real Madrid en 1998, en Ámsterdam.
En los años transcurridos desde que la “Juve” perdió en los penaltis ante el Milán, en Manchester en 2003, el fútbol español ha empequeñecido al balompié italiano en influencia y éxito. Hubo tiempos difíciles para la Juventus, en gran parte por el escándalo “Calciopoli” que estalló en 2006.
Después los “bianconeri” lentamente se establecieron una vez más en la parte superior de la Serie A, aunque tuvieron problemas para recuperar el ritmo para disputar una competencia como la Liga de Campeones, hasta su brillante reciente campaña que terminó con esta Final en Berlín.
El Barcelona se ha convertido en un equipo constante, pero la oportunidad de ganar su cuarto título en nueve años es inmejorable. Por primera vez no se enfrentará en la Final a un equipo inglés desde Atenas. Barcelona derrotó a la plantilla de Arsenal en 2006 y posteriormente vencieron en dos ocasiones a Manchester United en 2009 y 2011.
Dos de los verdaderos gigantes del continente formarán parte de un escenario que ambos sienten que les pertenece. Analicemos con qué cuentan para asaltar el trono que deja el Real Madrid.

Gianluigi Buffon jugará posiblemente su última final de "Champions"

Porteros
Gianluigi Buffon es el gran sobreviviente, casi de otra época. Llegó a Turín en 2001 como el portero más caro del mundo, tras un trato de 50 millones de dólares con la escuadra Parma, y aún conserva ese galardón. En los años transcurridos desde esa fecha le ha tocado vivir en directo la caída de su club y el resurgir del mismo, y siempre como uno de los mejores arqueros del mundo.
Tal vez Buffon no se encuentre en el pico alto de su carrera como con el que ganó la Copa del Mundo de Alemania 2006 con Italia, pero el control de su área, la organización y el gusto por los grandes partidos como el que disputará mañana sábado todavía están presentes. Él es una inspiración para los aficionados y compañeros de equipo.
El Barcelona ha seguido el mismo modelo que llevó al Real Madrid a conseguir su décima “orejona” el año pasado.
Marc-Andre ter Stegen, en el papel de Iker Casillas en la campaña 2013-14, ha jugado sólo en la Copa y Champions League durante esta temporada, mientras que Claudio Bravo, así como lo hizo Diego López, ha sido la elección de Luis Enrique para la Liga.
Para reemplazar a Víctor Valdés, el “Barça” optó por una opción de dos por uno que les ha dado resultados positivos hasta ahora, y el alemán, quien afirma que su ambición es jugar todos los juegos como primera opción, tiene cualidades parecidas a las de Valdés o las de su compatriota Manuel Neuer, es decir, gran agilidad y buenos reflejos. Alemania se caracteriza por su producción de excelentes porteros, y Barcelona compró un modelo digno procedente del Borussia Monchengladbach.
Mi predicción: La ventaja es para la Juventus

El "Barça" tuvo su mejor campaña en cuanto a goles permitidos en la Liga

Defensas
Estos son momentos en el fútbol que defender se considera como un gran arte perdido, tal vez hasta Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci lo consideran. Son una pareja para recordar a defensas clásicos italianos como Ciro Ferrara y Paolo Montero, pero la triste noticia para la Juventus es la lesión en la pantorrilla que sufrió Chiellini, que no le permitirá disputar la Final ante Barcelona.
La también ausencia de Martín Cáceres provocaría que Andrea Barzagli, un veterano que viene de recuperar de una lesión o Angelo Ogbonna, una defensa imponente pero sin la compostura de Chiellini, sean titulares ante la escuadra culé. Quizás Massimiliano Allegri podría emplear seguridad en números y jugar con los tres.
Por las bandas, Stephan Lichtsteiner y Patrice Evra son dos jugadores que ofrecen experiencia, astucia a nivel defensivo junto con buen posicionamiento. Evra jugará su quinta final, no está mal para un jugador que tuvo poca participación en su última temporada con el Manchester United, aunque Patrice tendrá que encargarse de cuidar a jugadores como Lionel Messi y Dani Alves. Con Chiellini viendo el duelo desde las gradas, la tarea más complicada en el fútbol ahora será mucho más difícil.
Esta es un área donde el entrenador de Barcelona, Luis Enrique, merece ser destacado. Barcelona, concedió sólo 21 goles en toda la temporada en la Liga. Incluso en sus grandes años bajo las órdenes de Pep Guardiola, Barcelona no fue reconocido en esta área. La plantilla no ha cambiado mucho, con el lateral izquierdo Jordi Alba, que se unió en 2012, como el nuevo chico. Por otro lado, Dani Alves y Gerard Piqué han tenido una temporada muy buena mientras que Javier Mascherano se mantiene como el que roba más esféricos. Luis Enrique ha hecho alteraciones reveladoras. Cada pieza en conjunto se gestiona cuidadosamente desde la banda por su asistente, Juan Carlos Unzué.
Mi predicción: La ventaja es para Barcelona

Arturo Vidal y Paul Pogba son dos escuderos de lujo para Andrea Pirlo

Centrocampistas
Fue hace una década que Andrea Pirlo dio una magistral clase en una final de la Champions League. La Final de Estambúl 2005 se recuerda por el colapso del AC Milán ante el Liverpool, pero antes de eso, e incluso después de que el marcador se igualara a tres goles por bando, Pirlo estaba mostrando su gran clase.
En Berlín, Pirlo podría revivir la historia que protagonizó al ganar el Mundial disputado en Alemania al año siguiente tras perder la Champions League. Hay que tener en cuenta que con 36 años de edad sus piernas pudieran volver a sufrir así como en la final que disputó ante España por la Eurocopa 2012 donde perdieron por 4-0 en Kiev.
Sin embargo, Pirlo no tenía como compañeros a jugadores como Paul Pogba y Arturo Vidal, que tendrán que realizar mucho trabajo defensivo. Andrea podría pasar poco tiempo con la pelota, pero sus compañeros de equipo tienen que asegurarse de que cuando la tenga, lo puedan aprovechar.
Será extraño para Barcelona o para la selección española no alinear en una Gran Final a Xavi Hernández, pero eso es lo que probablemente suceda en Berlín. Su reemplazo ha sido Ivan Rakitic, que no es como Xavi, pero completó el 98 por ciento de sus pases en la Final de la Copa del Rey del pasado sábado ante el Athletic de Bilbao, donde ganó Barcelona.
El croata también se distingue por su trabajo a nivel defensivo donde Sergio Busquets es el referente, aunque el cambio en la composición del centro del campo ha traído sus talentos creativos más a la palestra. Luego, por supuesto, Andrés Iniesta, quien quizá no está al mismo nivel que mostró durante las campañas 2009-12, pero mantiene un talento brillante. En caso de que el “Barça” tenga que cerrar el partido, entonces el gran Xavi, en su último juego para el Barcelona, podría ser la clave.
Mi predicción: La ventaja es para Barcelona

El tridente del Barcelona ha roto todos los récord en esta temporada

Delanteros
Es aquí donde las comparaciones ya no funcionan por el trío interestelar que Barcelona pone sobre el terreno de juego. Mientras que los arietes de la Juventus podrían hacer la mayor parte de su trabajo en defensa, se espera que Barcelona mantenga la mayoría del tiempo la posesión del balón.
Aquí Carlos Tévez puede ser clave. La edad y las diversas polémicas que han rodeado su carrera nunca le han servido para ser considerado como uno de los hombres más trabajadores en el fútbol dentro de la cancha. Él puede repetir su buena actuación como en la final del 2008, cuando con el Manchester United derrotó a Chelsea. Él, y cualquiera de sus compañeros, como Fernando Llorente y Álvaro Morata, podrían aprovechar los pequeños espacios.
¿Cómo mejorar un ataque que es perfecto? La respuesta parece ser contratar a Luis Suárez y colocarle a Lionel Messi, en sentido figurado al menos, a la derecha. Suárez ha tenido que sacrificar los goles que hacía con Liverpool, pero con la escuadra de Barcelona parecer ser el mejor delantero centro del mundo, que trabaja duro y presiona a las defensas rivales.
Toma la responsabilidad de Messi, que permite al argentino concentrarse en ser el mejor jugador de todos los tiempos. Y si eso no funciona, entonces Neymar puede mostrar su calidad un poco. El brasileño progresa agudamente hacia el escalón más alto día tras día.
Mi predicción: La ventaja es para Barcelona

Massimiliano Allegri ha devuelto a la "Juve" el caché perdido en Europa

Entrenadores
Massimiliano Allegri fue una opción como si la directiva intentara pedir una disculpa luego de que Antonio Conte dejara la plantilla durante el pasado verano. Ha sido una temporada para recordar porque Allegri era reconocido en Italia por ganar el doblete con el AC Milán en la temporada 2010-11.
Sin embargo, “Max” sufrió una caída después de ese logro, pero ahora se le ve como si hubiera sido una víctima de la mediocridad de Milán. Esta temporada Allegri se ha basado en el buen trabajo que realizó Conte, bajo sus propias formas, y llevado a un punto donde su predecesor nunca pudo alcanzar.
La contratación de Luis Enrique para hacerse cargo del Barcelona tuvo un tinte similar a la de Allegri. Cuando Gerardo “Tata” Martino se retiró el verano pasado, habían pocos candidatos viables y Luis Enrique, un héroe como jugador y también un ex entrenador del Barcelona B, en el estilo de Guardiola, fue elegido, a pesar de un paso irregular con la Roma y sólo una temporada al frente del Celta de Vigo.
Luis Enrique ha puesto de manifiesto una voluntad de hierro, luchó contra la disidencia de muchos. Incluyó, en algún momento de enero, la de Messi, y se encuentra cerca de emular completamente la era de Guardiola al ganar el triplete.
Mi predicción: La ventaja es para Juventus
Intangibles
Esto no ha sido siempre una ocasión feliz para la Juventus, ya que han perdido cinco finales y solo han ganado dos, con la primera, en 1985, la otra, en 1996 ante el Ajax, en los penaltis. Un club que domina la escena futbolística de su país nunca ha sido capaz de repetirlo en Europa, a pesar de su fuerza a mediados de la década de 1990.
¿Podría la misma maldición hundirlos en Berlín? Es muy posible, aunque perder ante un equipo que ofrece la majestuosidad de Messi sería poco vergonzoso.
Un año después de la final del Mundial que le negaba a Messi la oportunidad de convertirse verdaderamente en el más grande de todos los tiempos está de nuevo en una final que lo puede llevar hasta ese nivel: La Champions League de esta temporada.
Messi parece haber recuperado el nivel que mostró en 2009 y 2011. Su influencia global en el equipo se ha incrementado. “La pulga” parece determinado en apoderarse de la Final y la esperanza de Juventus es provocar que el argentino no participe mucho. Detenerlo, y de esa manera exponer el resto de las ideas de Luis Enrique. Pero si no lo pueden detener, la quinta Champions League de Barcelona parece ser inevitable.
Mi predicción: Barcelona gana por marcador de 2-1.

Lo Más Pegao'