Sabor agridulce en sorteo de “Champions” (parte I)


Barcelona se enfrentará en octavos al Arsenal, una de sus presas favoritas en Europa


El sorteo de octavos de final de la UEFA Champions League nos dejó con una sensación agridulce: habrá dos grandes partidos, con equipos que pueden ser finalistas tranquilamente, pero ambos se jugarán el mismo día.

Es una lástima, pero así lo decidió la suerte: Arsenal-Barcelona y Juventus-Bayern Munich nos obligarán –al menos aquí en Santiago de Cuba- a desplazarnos hacia el Iris Sport-Bar para poder disfrutar de ambos choques al unísono. Claro, siempre estará el peligro de salir con dolores en el cuello por girar la cabeza de manera constante hacia ambos televisores. En fin… todo por un buen partido de fútbol.
Deben ser dos choques igual de atractivos, pero a la vez muy distintos en su desarrollo, porque en uno habrá batalla por la posesión para luego construir a partir del buen trato de pelota. Mientras que en el otro uno de los dos será el dueño de la pelota y su rival esperará para lastimarlo cuando encuentre espacios.
En el Arsenal-Barcelona tendremos frente a frente dos estilos muy parecidos, con planteles muy ricos desde lo técnico y convencidos de que adueñarse del balón y cuidarlo es clave para generar chances. Los ingleses vienen en el lote de punta de la Premier League y consiguieron una clasificación a puro corazón en la fase de grupo. Si mantienen este nivel llegarán a febrero en posición de dar pelea y, por qué no, la sorpresa.
Está claro que Barcelona es el favorito. Los dirigidos por Luis Enrique parecen estar un escalón por encima del resto, junto al Bayern de Pep Guardiola, pero hay que ver cómo se encuentra dentro de dos meses. Si bien mantiene su ritmo goleador, algunos partidos les están costando más de lo que uno esperaría.
Mientras tanto, a varios kilómetros de distancia veremos un choque muy diferente, con tácticas enfrentadas, pero que puede ser tan o más emocionante. El Bayern saldrá a adueñarse de la pelota desde el minuto cero, mientras que Juventus esperará pacientemente por sus oportunidades.
También aquí el Bayern parte, a priori, con ventaja. Con un plantel de lujo en el que acumula jugadores de primer nivel internacional, tiene recambios de sobra para afrontar todas las competencias en simultáneo. Sin embargo, hay momentos en que su ataque se vuelve tan frontal que atrás queda descompensado.

Hace dos temporadas el Bayern de Munich eliminó a la Juventus en cuartos de final

Esto es algo característico del fútbol alemán, pero que con el Bayern se multiplica al alinear tantos volantes ofensivos. Una pelota perdida en ataque lo puede dejar en enorme inferioridad numérica, y si en del otro lado hay atacantes veloces la puede pasar muy mal. A eso seguro apostará la “Vieja Señora”.
Hay un tercer duelo para sumar al podio: el que protagonizarán París Saint Germain y Chelsea. Ambos han jugado dos series muy parejas en las últimas dos temporadas: las dos terminaron decidiéndose por el gol de visitante, una para cada lado.
En este momento, PSG parece llegar en mucha mejor situación, ya que está firme en el frente local y tiene un funcionamiento mucho más aceitado. Pero eso no significa prácticamente nada en este nivel, y menos entre dos equipos con tanto talento.
Además, Chelsea de a poco encarriló su situación en una Champions que por momentos lo tuvo eliminado y terminó por dejar afuera al Porto de modo muy convincente. El técnico que sustituya al portugués José Mourinho necesita consolidar rápidamente su posición al mando y nada mejor que aliviar las penas de la hinchada “blues” con un resultado positivo en la “Champions”.
Será otro choque de estilos, con un PSG que juega un fútbol más elegante, pero al Chelsea nadie le puede discutir su elección táctica. Puede gustar más o menos (a mí no me gusta), pero que ha tenido éxito es algo innegable.
Lo mismo sucede con el Atlético de Madrid del “Cholo” Simeone, que con un fútbol muy realista ha confirmado esta temporada todo lo bueno que mostró en las anteriores. Trepó al frente de La Liga, clasificó primero en su grupo y muestra una solidez que lo coloca como favorito ante el PSV Eindhoven holandés.
Los “colchoneros” son hoy en día uno de los equipos más fiables del Viejo Continente, y si bien en ataque parecen vivir de los goles y las inspiraciones de su estrella Antoine Griezmann, el equipo madrileño es muy difícil de superar en intensidad y parado táctico sobre la cancha.
El PSV no es un manjar ni mucho menos. Tiene sus armas y yalo demostró contra el Manchester United. Su capitán y goleador Luk De Jong, es su principal referencia ofensiva, y lo que más llama la atención de los muchachos de la tierra de los tulipanes es que se mantienen fiel a los conceptos del fútbol holandés, que no son otros que tratar bien el balón y jugar bonito al fútbol. La pregunta es si con eso les alcanzará. Yo no lo creo.  

Lo Más Pegao'