Sabor agridulce en sorteo de “Champions” (parte II y final)


El Real Madrid y la Roma ya se enfrentaron en un partido de pretemporada


A diferencia de la primera entrega de este comentario, aquí analizaremos la parte más “caprichosa” del sorteo de octavos de final de la UEFA Champions League.

Comencemos por el Real Madrid-Roma. En este pareo el gran favorito es el Madrid, principalmente por su poderío ofensivo. Además, los de la capital italiana no pueden salir de la irregularidad y no parece que esta sea la ocasión para lograrlo.
La diferencia de jerarquía debería inclinar la balanza a favor de los de Rafa Benítez, a menos que arranque la serie con el pie izquierdo. Si la Roma anota rápido y se agrupa bien atrás, dejará al Madrid en el escenario menos deseado y en el que más se complican sus delanteros.
Y es que la gran diferencia que marcan Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Karim Benzema la hacen una vez que tienen espacios para moverse. Ahí son letales por velocidad y control. La historia es muy distinta una vez que tienen que circular por espacios reducidos. Veremos si la Roma consigue llevar las cosas a ese terreno. Imagino que los italianos se aferrarán a lo obtenido la última vez que se cruzaron en esta instancia, donde salió airosa la “Loba”.
Otro que parte con ventaja es Manchester City, que definirá en casa y que cuenta con un plantel mucho más rico que el Dinamo de Kiev. Encima, los ucranianos vendrán de su receso de invierno, con lo cual les costará mantener el ritmo.
A los dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini la suerte les sonrió en la cara y tienen en sus manos una posibilidad única de acceder a cuartos de final de la “Champions”, un territorio inédito en la historia de un club que únicamente cuenta con dos ocasiones en octavos, y en ambas fue liquidado por el Barcelona.
Los de Ucrania no tienen mucho con que plantársele a la poderosa escuadra “citizen”, pero su clasificación “in extremis” –favorecida por la victoria del Chelsea sobre el Porto- pueden ser un aliciente para los de la antigua Unión Soviética.
Y para el final, dejamos dos series que podrían terminar con un semifinalista impensado. O que, al menos, dejarán a dos equipos que no necesariamente están, hoy por hoy, entre los ocho mejores de Europa.
Hablamos de Gent-Wolfsburgo y Benfica-Zenit. El sorteo favoreció a los cuatro, ya que les despejó un poco el camino hasta cuartos de final. Y si los dos que avanzan vuelven a cruzarse cuando se sorteen los cuartos, uno de ellos estará a apenas un paso de la Final, y lo más importante, habrán evitado a los grandes candidatos.
En mi opinión, Wolfsburgo debe superar al modesto Gent. La calidad individual de algunos jugadores en la plantilla del elenco germano debe bastar, pero el Gent está a punto de titularse en una Liga belga que cada día sorprende por la explosión de talento de sus jugadores.
Lo que ocurre aquí es que ambos son inexpertos en estas instancias, por lo tanto, cualquier cosa puede ocurrir.
Un poco más parejo está el Benfica-Zenit. Los rusos confían en sus estrellas (el brasileño Hulk y el belga Axel Witsel) para someter a un elenco portugués con mucha más historia que sus rivales.
El buen juego de los lusos hace presagiar que deben ser ellos los que pasen. Pero los de San Petersburgo ya ha dado más de una sorpresa en la competición.
De todas formas, para eso falta demasiado, más aún de lo que tenemos por delante hasta febrero, una vez que arranque la fase de “Champions” que todos esperábamos.

Lo Más Pegao'