La estrella inagotable de “Mimí”


"Mimí" exhibe con orgullo sus primeras medallas de oro


En muchas ocasiones la vida nos regala la posibilidad de conocer a personas especiales que han atravesado difíciles situaciones y que, a pesar de estas, se reponen y brillan desde sus talentos.

Recientemente tuve la oportunidad de acercarme a la conmovedora historia de Yaumara Casero Sánchez, “Mimí”, una santiaguera de 14 años que defiende su amor por el deporte desde su particularidad y aquí la comparto con ustedes.
Desde pequeña escogió el ciclismo como la especialidad en la que se prepararía para representar a su provincia, y también al país en eventos foráneos. Yaumara comenta que ingresó en la Escuela de Iniciación Deportiva con 12 años y al salir un viernes de pase hacia su casa, el destino la sorprendió en la Avenida de las Américas, cuando una camioneta chocó su bicicleta. El trágico accidente le cambió la vida.
Los médicos decidieron amputarle la pierna derecha y “Mimí” se consumió en una profunda tristeza, pues vio muy cerca el final de su carrera deportiva. En medio de esta delicada situación recibió el apoyo de profesores, entrenadores, compañeros y familiares; lo que ella califica como “muy importante”.
Pero no fue hasta que la mismísima Yunidis Castillo llegara al hospital a interesarse por su salud, que la jovencita se decidió por el deporte para personas discapacitadas, como medio para seguir creciendo y no abandonar sueños y metas que no estaba dispuesta a dejar atrás.
En el encuentro que tuve con “Mimí”, en su vivienda ubicada en calle Libertad #132, del reparto La Risueña, nos explicó lo complicado que fue su regreso a la escuela.
“Inicialmente se pensó que podía practicar el tenis de mesa, pero la entrenadora Ana Ney Salas Quesada, a quien le debo mucho, se percató que en la natación podía tener mejor resultados, pues el deporte de las bielas y los pedales exige de sus practicantes mucha resistencia, aspecto común para ambas disciplinas”, apuntó Yaumara.
“No me gustaba nadar, pero esta apatía se convirtió en un reto que pude superar de la mano de mi entrenadora, quien aprovecha cada oportunidad para darme consejos e indicaciones necesarias para alcanzar altos resultados”.
La fuerza de voluntad de “Mimí” quedó demostrada en la pasada Competencia Nacional de natación para atletas discapacitados de todas las categorías, en la que se llevó a casa cinco medallas de oro: en el estilo espalda en los 50 y 100 metros, dos en la modalidad libre en las distancias antes mencionadas, y una en los 50m en la especialidad de pecho. Aunque vale destacar que se desempeña muy bien en todos los estilos.
Yaumara compartió su alegría ante estos resultados con su madre Yaniurka Sánchez Paján, y sus dos hermanos Liz Yanet y Luibal. Además, la joven está muy satisfecha, pues ha sido categorizada como perspectiva inmediata del equipo nacional.
“Le agradezco a todos los que me apoyaron al principio de mi carrera como ciclista, pues me sirvió para entrar a la EIDE, a Lorenzo Castillo Núñez que me apoyó con mi recuperación después del accidente y, especialmente, mi amor y reconocimiento para mi entrenadora Ana Ney, por ser mi iniciadora”, concluyó Casero Sánchez.

Lo Más Pegao'