Tigres con rayas pintadas


Los campeones de Cuba asistirán a la Serie del Caribe solo con 12 de sus integrantes


Tal vez en otra época, como la que era dominada por la potente Aplanadora santiaguera, Cuba se hubiese dado el lujo de presentar en la Serie del Caribe a su equipo campeón con la base del mismo. Pero los tiempos cambian y la sed de éxito colma todos los juicios.

En honor a la verdad, es una broma creer que cualquiera de las novenas actuales de la Serie Nacional –incluido el “todo poderoso” Ciego de Ávila- pueda afrontar y salir exitosa en un torneo de clubes de esta calidad.
Esos tiempos ya quedaron para el recuerdo. El escape constante de jugadores que sufre la pelota cubana ha dejado desprovisto de talento al principal pasatiempo de la Mayor de las Antillas. Incluso, tranquilamente puedo afirmar que el deporte de las bolas y los strikes en la Isla transita por su peor etapa en la historia.
Lo antes mencionado, y el afán de ganar cuanto certamen se celebre, “obligó” a la Federación Cubana a armar una selección nacional para el torneo que se jugará del 1 al 7 de febrero en la República Dominicana. Apenas sobrevivieron 12 integrantes del equipo que conquistó el cetro en la 54 Serie, mientras que se convocaron a 16 refuerzos. Saque usted sus cuentas.
En casa quedarán algunos de los hombres más conocidos de la manada que comanda Roger Machado, como son Abdel Civil, Rubén Valdés y Osmar Carrero, por solo mencionar tres. Incluso, nadie sabe cuento puede influir –negativamente- en el estado de ánimo de los más jóvenes, ver cómo un grupo selecto de sus compañeros de equipo “brinca el charco”, mientras ellos tienen que conformarse con que otros enfunden sus camisetas.
Salvo contadas excepciones, en la nómina de Ciego de Ávila están los mejores peloteros que todavía juegan en Cuba. El jardinero José Adolis García, el utility Lourdes Gourriel y el inicialista/jardinero Guillermo Avilés son, de los que harán el viaje a Quisqueya, las piezas jóvenes de mayor proyección, y que en cualquier momento podrían estar camino al béisbol profesional.
De la vieja guardia del “team” Cuba se mantienen en el grupo el toletero Alfredo Despaigne, quien ya ha jugado par de temporadas en el exigente béisbol japonés, y el infilder Yulieski Gourriel, un veterano en las selecciones criollas.
El picheo no luce muy profundo debido a las ausencias por lesión de Freddy Asiel Álvarez y Yosvani Torres, principales abridores en los últimos torneos internacionales. Los que quedan con mayor cartel son el abridor Vladimir García y los relevistas Liván Moinelo, Miguel Lahera y José Ángel García.
Siempre habrá quienes digan que los otros participantes también refuerzan sus nóminas. Nada más incierto. El resto más bien pierden jugadores a causa de las negativas de sus franquicias de la “Gran Carpa” a que participen en la Serie; así que más allá de fortalecerse, lo que tienen es que rellenar los huecos que le dejan estas salidas. O sea, no van con lo que quieren, si no con lo que pueden.
Veremos cómo termina esta historia, y si por fin Roger puede levantar ese trofeo foráneo que tanto se le niega. El triunfo siempre será bien recibido por la fanaticada y por los directivos, pero nadie podrá afirmar -con todas las de la ley- que ganaron los verdaderos Tigres de Ciego de Ávila.

Lo Más Pegao'