Sólo hay lugar para uno



El repechaje europeo que comienza este viernes 15 de noviembre no sólo clasificará a cuatro nuevos equipos al Mundial de la FIFA 2014, sino que marginará a uno de los dos grandes goleadores de la actualidad de la máxima cita futbolística.

Vienen de anotar un triplete el último fin de semana, encabezan los listados de artilleros tanto en sus ligas como en la UEFA Champions League. Cristiano Ronaldo y Zlatan Ibrahimovic, de ellos hablamos, no pueden llegar de mejor forma a una serie trascendental para sus selecciones.
Cristiano Ronaldo, tal vez el mejor futbolista del mundo en estos momentos, le apunta a un reinado postergado por la irrupción de Lionel Messi. Los números lo avalan en esta dura batalla.
El portugués es el goleador de la Liga española, con 16 tantos. También lidera el rubro en la UEFA Champions League, donde llegó a ocho conquistas e igualó el récord de fase de grupos de Ruud van Nistelrooy (2004/05), Filippo Inzaghi y Hernán Crespo (ambos en la 2002/03). En esta competencia acumula 27 gritos en sus últimos 22 partidos.
Pero hay más de CR7. Ya consiguió tres tripletes esta temporada (dos por la Liga y uno en Champions) y suma ocho encuentros con dos o más goles (cinco en Liga y tres en Champions). Además, no falta un partido. Y eso que lo golpean más que a Messi.
De más esta decir que sería una pena quedarnos sin Cristiano en Brasil, pero no sería la primera vez que un gran jugador se quede afuera. No nos olvidemos que el finlandés Jari Litmanen, por citar sólo uno, nunca participó de un Mundial, habiendo marcado una época en el Ajax de Holanda.
Enfrente de Portugal estará Suecia. Obviamente, liderada por Zlatan Ibrahimovic. Un futbolista que parecería que es más reconocido ahora, en un fútbol un poco más devaluado como el francés. Resulta extraño, porque ganó muchas cosas en Inter, Barcelona y Milan. Tiene mucho carácter y hace goles espectaculares. Tal vez sea el más grande de todos los tiempos en el fútbol sueco.
Ibrahimovic anotó 14 goles en sus últimas ocho apariciones con PSG. Lleva siete tantos en cuatro partidos de esta edición de Champions y ocho gritos en 12 de la liga francesa.
“Aunque tengo 32 años, nunca he jugado mejor que ahora”, admitió el propio “Ibra”, quien le otorgó el favoritismo al Portugal de Cristiano. En mi opinión, la presión y la obligación la tienen los dos. Son los estandartes de sus equipos. Las banderas de sus selecciones.
Respecto al partido en sí mismo, será una linda apuesta. Nada asegura que Ronaldo e Ibrahimovic sean importantes en el desarrollo. Uno espera mucho a la figura y a veces no aparece, porque el de enfrente sabe de su potencial y limita su juego.
Portugal, con una liga más importante que la sueca, confía en sus hombres de experiencia. Por su parte, el verdugo de Argentina en el Mundial 2002 cuenta con un fútbol agresivo, tácticamente muy serio. Seguramente será muy cerrada la clasificación.
Por último, quiero dedicarle un párrafo a Francia, que vive un proceso sin tantas figuras. Después de Platini y Zidane, pareciera que no tiene tanto encanto el combinado francés. Está tratando de salir del anonimato, de un fútbol que en 2002 fue fracaso, que en 2006 llegó a la final sin brillo y que en 2010 terminó criticado, al ser eliminado en primera ronda.
Así como sólo hay lugar para Ronaldo o Ibrahimovic, el posible Balón de Oro también se juega su presencia en Brasil, ante Ucrania. Franck Ribery sabe muy bien que es difícil ser profeta en su tierra. En una reciente publicación, France Football tituló: “Un colosal apoyo en Alemania y siempre el desamor”. El jugador de Bayern Munich recibió el reconocimiento del 69% del público en Alemania y apenas el 29% en Francia.
Uno quisiera que siempre estuvieran las figuras, pero el destino lo quiso así. Como decimos en Santiago de Cuba: “Que gane el ma’ mejor”.

Lo Más Pegao'