El Clásico los llevará al cielo




Ganó el “Barça” en Eibar, respondió el Real Madrid venciendo al Levante... Y la Liga se dirige a un Clásico con sabor a final entre 11 finales a cara o cruz hasta el cierre de un torneo que se adivina de infarto.

Sobreviviendo en el alambre, el equipo de Carlo Ancelotti respiró hondo el pasado domingo en un partido sin historia y frente a un rival al que pudo golear y ganó de manera informal, sin brillantez, con Cristiano Ronaldo más furioso que entregado a la causa y la sensación, desde Barcelona, de que la herida en el “Bernabéu” es tan cierta como evidente.
Pero la historia demuestra que enfrentados en esta clase de partidos en que la Liga pende de un hilo, la pasión se abre paso a empujones frente a la lógica.
Messi suma 20 goles tras disputar 17 partidos desde principios de año, mientras que Cristiano Ronaldo apenas ha anotado nueve dianas en 14 apariciones. En sensaciones, el argentino golea al portugués, pero en el campo, el carácter guerrero del “merengue”, y más en un escenario como el “Camp Nou”, abre toda clase de opciones.
Hace cinco temporadas, en la jornada 31, ambos equipos se cruzaron empatados a 77 puntos. Se jugaba el Clásico en el “Bernabéu” y el “equipo blanco”, al amparo de su público, tenía la intención de sacarse a lo grande la espina de un año anterior, cuando el “Barça” le había goleado por 2-6. Messi y Pedro sentenciaron al Madrid y el Barcelona se lanzó a por el título, el segundo de la era Guardiola.
Dos años después, en la temporada 2011-12, el Madrid de Mourinho llegó al “Camp Nou” en la jornada 35 con cuatro puntos de ventaja. Era la última oportunidad para el “Barça”... Khedira y Cristiano silenciaron el infernal ambiente del coliseo azulgrana, ganando el partido (1-2) y dando la puntilla al campeonato que conquistó el conjunto de la capital.
Nada, nunca, debe darse por descontado en un Clásico y menos aún hacer cábalas de lo que pueda ocurrir a partir de ahí, por cuanto restarán por jugarse 30 puntos que pueden dar mucho juego. Aunque se contemple diferente la situación con el “Barça” liderando con cuatro puntos de ventaja a hacerlo el Madrid por dos. O con los “azulgranas” con el que tienen ahora si el duelo acabase en empate.
Hasta el final del campeonato el “Barça” jugará cinco partidos en el “Camp Nou” y otros tantos fuera, mientras que el Madrid disputará seis en el “Bernabéu” y cuatro lejos de él. En el calendario, ambos deben recibir al Valencia, Almería y Getafe, además de visitar a Celta, Sevilla y Espanyol.
A primera vista daría la sensación de que tan complicado lo tienen los unos como los otros. Pero el equipo de Luis Enrique visitará en la penúltima jornada a un Atlético de Madrid que probablemente descolgado de la pelea por el título pudiera jugarse la tercera plaza con el Valencia. Y, además, entre los duelos frente a Sevilla y Valencia deberá, si se cumple la lógica, disputar la ida de los cuartos de “Champions”, que para el Madrid coincidirá entre los partidos ante Eibar y Málaga.
“El título se decidirá al final. Eso de los 100 puntos en historia y aún habrá ocasiones para equivocarse”, convinieron no hace demasiados días Luis Enrique y Piqué. Será cierto. Pero más lo es darse cuenta que para el Madrid una derrota en el Clásico podría ser poco menos que suicida, convirtiendo ese sprint final de la Liga en una carrera desesperada. La misma desesperación que se adivina ahora mismo.

Lo Más Pegao'