Una vez más los equipos de la “Premier” fracasan en Europa




Los ingresos de la televisión están por las nubes y los gastos de transferencia y de la masa salarial seguramente seguirán por ese camino este verano. El fútbol inglés nunca ha ido tan rentable. Pero a pesar de toda su riqueza, los representantes europeos de la Premier League han soportado una nueva humillación.

En la Champions League, el Liverpool fue eliminado en la fase de grupos, mientras que el Manchester City y el Arsenal tienen pocas probabilidades de durar mucho más tiempo en el prestigioso torneo. El Chelsea estará tranquilamente satisfecho con su gol fuera de casa y un empate en París, pero es apenas un pie en la siguiente ronda.
El pasado jueves, Liverpool tuvo que armar las valijas y marcharse de la Europa League, y se unió en su fracaso el Tottenham Hotspur. Y no nos olvidemos del pobre Hull City, que ni siquiera llegó a la fase de grupos de la competencia secundaria de Europa.
De todos los equipos de la Premier League en Europa, sólo el Everton puede sentirse realmente satisfecho, después de haber dejado sin aliento a los Young Boys suizos en la última ronda de la Europa League. Teniendo en cuenta los recursos de este leviatán de liga, es un resultado miserable. Y esto no es una novedad.
El año pasado, el Chelsea llegó a la semifinal de la Champions League, gracias a un gol tardío de Demba Ba ante el Paris Saint-Germain. El Arsenal y el Manchester United fueron negados por el Bayern Munich en las últimas rondas de 16 y en los cuartos de final, respectivamente, y el Manchester City fue eliminado por el Barcelona en los octavos de final. Sólo el Tottenham llegó a los últimos 16 en la Europa League, pero no llegó más lejos.
Y fue aún peor el año anterior. El Chelsea y el City salieron en la fase de grupos de la Champions League, mientras que el Arsenal y el Manchester United se estrellaron en la primera ronda eliminatoria. Al menos la Europa League ofreció algo de consuelo a través de la victoria del Chelsea sobre el Benfica en la Final. Pero el triunfo de Rafa Benítez no fue apreciado por todos. José Mourinho, quien lo reemplazaría ese verano, diría más tarde que él no quería que sus jugadores “sientan que la Europa League es nuestra competencia”.
Lo anterior explica el problema con la Europa League. Con o sin razón, muchos clubes ingleses consideran que el torneo está por debajo de ellos o en la parte inferior de su lista de prioridades. Mauricio Pochettino, prefirió concentrarse en la final de la Copa de la Liga que perdió este domingo ante el Chelsea, por 2-0.


Con la misma justificación dado que se enfrentaron ante el Manchester City este fin de semana, el Liverpool dejó a Steven Gerrard, Jordan Henderson, Lazar Markovic y Philippe Coutinho en casa. El entrenador del Everton, Roberto Martínez, cuando se le preguntó en agosto si él tomaría la competencia en serio, dijo que sería estúpido hacer otra cosa. Y hete aquí, él es el último hombre en pie. Aunque con leves preocupaciones acerca de la posibilidad del descenso en la Premier League.
Pero no es tan simple en la Champions League, donde no hay duda de que las alineaciones más fuertes disponibles han sido debidamente implementadas. Lo que está abierto para el debate es si se han desplegado en la forma correcta. Mientras que la creencia perdurable de Manuel Pellegrini que cree que puede vencer al Barcelona al ceder el centro del campo es interesante, es difícil argumentar que los resultados han dado los frutos esperados.
Del mismo modo, el enfoque de Arsene Wenger de inundar la mitad de la cancha de los oponentes sólo para dejar acres de espacio defendidos por Per Mertesacker aún tiene que producir los resultados esperados. Puedes incluso volver a la eliminación del Manchester United, al mando de Sir Alex Ferguson y podrás recordar lo mal que el equipo reaccionó a la expulsión de Nani, y la rapidez con la que el Real Madrid lo capitalizó con un pellizco táctico.
No es exactamente un caso de tener todo los recursos pero sin idea de qué hacer con eso, pero sin duda hay más que suficientes ejemplos de ingenuidad en los equipos ingleses para concluir que puede haber un problema aquí. Tácticamente, la Premier League no está rindiendo al más alto nivel. Con, por supuesto, la excepción del Chelsea.
De hecho, el propietario del Chelsea, Roman Abramovich, podría reclamar que sus rublos han inflado artificialmente el coeficiente inglés, conservando la cuarta posición de la Champions League para sus rivales. En verdad, las continuas peripecias de los clubes italianos deberían mantener a Inglaterra segura por un tiempo, incluso si caen por debajo de Alemania y en tercer lugar el año que viene.
El Chelsea, especialmente bajo el mando de Mourinho, encara la Champions League de manera diferente. De acuerdo con las enseñanzas de Sun Tzu, primero se posicionan más allá de la posibilidad de la derrota, y luego esperan una oportunidad para derrotar al enemigo. Puedes estar seguro de que los “buenos luchadores de antaño” de Sun Tzu nunca jugaron con dos delanteros contra el Barcelona.
Quizás, entonces, la verdadera razón de fracasos repetidos de Inglaterra es la arrogancia. Demasiados equipos creen que pueden imponer fácilmente su juego a sus oponentes, o en la Europa League, que pueden avanzar sin sus jugadores más fuertes. Esto, lamentablemente, es un problema que ninguna cantidad de ingresos de televisión puede resolver. La Premier League es cada vez más rica, pero no parece ser cada vez más inteligente.

Lo Más Pegao'