Bolas “calientes” …solo para algunos



Muchos dudan de la autenticidad del sorteo de la "Champions". Fotos: sport.es

El sorteo de los cuartos de final de la UEFA Champions League dejó a los grandes favoritos encaminados hacia las semifinales, pero al mismo tiempo, le deparó al equipo de mejor funcionamiento en la actualidad (Barcelona) el cruce más complicado.

Salvo a los "blaugranas" (y no es que no sean favoritos), a los otros colosos los veo en posición más favorable para superar sus compromisos; ya que tanto Bayern Munich, como París Saint Germain y Real Madrid son superiores a Benfica, Manchester City y Wolfsburgo, respectivamente.
En la Ciudad Condal seguramente compartan la sensación de que les tocó el duelo más incómodo de los cuatro fantásticos. El Atlético de Madrid será -sin duda- un gran obstáculo. Y ya que este es el pareo –a priori- más interesante, comencemos nuestro análisis por ahí.
BARCELONA-ATLÉTICO DE MADRID
Puede sonar extraño que la serie más pareja en los papeles sea la que van a jugar dos equipos a los que hoy separan nueve puntos en la tabla de la Liga, y en la que la historia reciente muestra un claro dominio del Barcelona. ¿Pero acaso alguien se atreve a dar ya por derrotado al equipo del “Cholo” Simeone? Yo creo que nadie quiere enfrentar al Atlético porque hace más de tres años que muestra, partido a partido, un convencimiento absoluto en su libreto, que además cumple a la perfección.
Los jugadores van y vienen en cada ventana de mercado y el funcionamiento no se resiente. El panfleto es claro: “La pelota la maneja el adversario, pero cuando la recuperamos todos tenemos que lastimar”. Por ese convencimiento es que ni siquiera necesita tener demasiadas chances. Porque las que pesca, las ejecuta a fondo, sumando a su gente para pasar de defensa a ataque con un mediocampo que hace la transición con mucho recorrido y termina casi todas las jugadas.
Será clave para Simeone contar con Diego Godín recuperado. El central uruguayo hace una enorme diferencia, no solamente por su aporte, sino porque, desde el fondo, ordena tácticamente a la última línea, pero también a todo el equipo.
No hay duda de que estaremos ante un gran duelo de estilos, con el equipo hoy en día más poderoso en ataque (Barcelona) ante el que piensa más defensivamente de los ocho que siguen en carrera. Seguramente el “Barça” monopolice la posesión e intente jugar ante un conjunto especialista en hacer que su rival, justamente, no juegue. Con suerte, podremos tener un duelo de estilos como el que presenciamos en octavos de final entre Bayern Munich y Juventus, en el que se vieron muchos goles y hubo emociones hasta el final.

Atlético de Madrid y Barcelona se volverán a cruzar en cuartos de final
BAYERN MUNICH-BENFICA
El Bayern Munich tendrá una prueba más sencilla después de sobrevivir a una serie en la que fue justo ganador. Ahora tendrá enfrente un desafío muy distinto, ya que el Benfica es un equipo con una propuesta atractiva, pero que a priori luce demasiado liviano.
Anticipo dos partidos con hegemonía de los dirigidos por “Pep” Guardiola, a los que veo marcando diferencias claras ya desde el partido de ida.
PARIS SAINT GERMAIN-MANCHESTER CITY
Si uno se guía por la actualidad, el PSG tiene todo a favor para avanzar, empezando por el gran rendimiento que viene mostrando y que ya le permitió consagrarse en su liga. Eso le suma tranquilidad para enfocarse en el frente europeo y darles descanso a sus figuras para los momentos clave.
El presente de su rival va en la misma dirección: Manchester City pasa un mal momento en su torneo (cuarto y lejos de la punta). Tiene a su defensa herida y, para colmo, su técnico está en retirada. Si a eso se le suma su poca tradición en Europa, y que esta es la primera ocasión en que llega a cuartos, todo parece servido para el PSG.
Lo lógico sería ver a los franceses en “semis”, pero cuidado: Manchester City se puede transformar en un rival difícil si saca a relucir su poderío ofensivo. Seguramente los de Pellegrini se planten en un rol de espera ante un París al que le gusta monopolizar la pelota. Y si consigue aguantar el cero en su arco y lastimar en el contrario, se puede abrir la serie.
WOLFSBURGO-REAL MADRID
Por último, otro duelo que también tiene un claro favorito, el Real Madrid. Por más que los de Zinedine Zidane no estén en un buen momento, no dejan de ser superiores, por pasado y presente, a un Wolfsburgo que parte desde mucho más atrás camino a la “orejona”.
Si bien los alemanes suelen complicar al Madrid, su estilo es el que más le conviene a un equipo “blanco” que necesita espacios para sus hombres de ataque. Y el Wolfsburgo no es excepción, por su fútbol ofensivo y frontal que a veces termina siendo ingenuo de tanto cambiar golpe por golpe.
Zidane viene apostando a encontrar equilibrio defensivo, la gran deuda de las últimas temporadas. Lo vimos experimentar con un mediocampo más tradicional, con una aduana a cargo de Casemiro delante de la línea de cuatro. Si consigue ese balance y a sus delanteros se les da lugar para moverse, deberían sentenciar la serie con comodidad.
Para el Wolfsburgo queda la esperanza de golpear temprano y forzar al Madrid a un rol más protagónico, en el que aparezca ese desequilibrio que puede dejarlo expuesto. Hay que desconfiar siempre de los alemanes, de su orgullo y del espíritu ofensivo que los hace ir a buscar siempre. Cuidado que la tradición y la historia cuentan, pero cuando la realidad es otra, las cosas pueden cambiar de golpe.

Lo Más Pegao'