¿Qué tambores sonarán en “Río”? (parte 2 y final)



Yaimé Pérez puede coronar su gran temporada con una medalla olímpica. Foto:jit.cu


La primera parte de este trabajo finalizó haciendo mención a las opciones del grequista Ismael Borrero en el torneo de lucha de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016; así que, para no salirnos del colchón, les propongo seguir con los otros luchadores santiagueros que estarán en la justa veraniega.

En la Ciudad Maravillosa incursionarán junto a Borrero el joven Miguel Martínez (66 kilogramos/greco) y Javier Cortina (97kg/libre).
Miguelito es un atleta que ha experimentado un ascenso vertiginoso en su carrera, en la cual ya atesora títulos centroamericanos y panamericanos, pero -en honor a la verdad- en la cita bajo los cinco aros no entra en los pronósticos para escalar al podio. Finalizar entre los ocho primeros de su división será un premio más que merecido en su estreno olímpico.
Cortina nos deja con una mayor incertidumbre. El fornido librista parecía que iba a explotar como uno de los grandes del planeta en su peso después de ganar el bronce mundial en el 2014; sin embargo, en sus últimas presentaciones en la arena internacional no ha cuajado actuaciones que nos animen a pensar que puede llegar hasta las preseas en “Río”.
Habrá que esperar a ver qué les depara el organigrama. Pero los monstruos que ya han confirmado su presencia en el certamen no dan chance a imaginar que la suerte pueda hacer de las suyas y les dé un empujoncito a los muchachos.
En la pista, junto a Pichardo, estarán Dailín Belmonte (maratón), Yaniuvis López (bala), Zurian Hechavarría (400 metros con vallas), Roberto Janet (martillo), Yaimé Pérez (disco) y Maykel Massó (salto de longitud).
De esta armada, sin duda es Yaimé la que mayores credenciales tiene para regalar emociones. “La Rusa”, como le llaman en el ámbito deportivo, le ha puesto vitamina a su disco en la que ya es su mejor temporada.
Dueña absoluta del segundo lugar en el escalafón orbital de este 2016, con disparo de 68,86 metros, lo mejor de su vida, Pérez se ha mostrado estable desde que inició el año y una medalla olímpica sería la guinda ideal para coronar su campaña. Su compañera de equipo, la campeona mundial camagüeyana Denia Caballero, la fuera de serie croata Sandra Perkovic y la australiana Dani Samuels serás sus escollos más complicados.
Del resto podemos esperar que el experimentado Roberto Janet logre incluirse entre los ocho primeros en su prueba. Y por qué no, será esta una oportunidad para ver qué tal se desempeña en un evento de esta magnitud el talentoso Maykel Massó. El muchacho pinta para grande, pero estos no son sus Juegos, tal vez para la próxima edición tenga mayores posibilidades. De todas formas, si clasificó por méritos propios, ¿qué más da…?

El santiaguero Reynier Torres forma parte del K-2 a 1000 metros. Foto:Ricardo López Hevia

También habrá santiagueros en las competencias de canotaje, con Fidel Vargas, en el K-1 a 200 metros, y Reynier Torres, en el K-2 a 1000 metros.
En el lago Rodrigo de Freitas, sede del evento, estará lo que más vale y brilla en el planeta, y aunque la dupla que forman Reynier y el cienfueguero Jorge García dominan en el circuito Panamericano, los rivales que cruzarán el océano Atlántico desde el Viejo Continente son verdaderas máquinas de paletear.
Lo primero es llegar a la Final A, que a mi entender se puede lograr. Después otro gallo cantará…
Para Fidel los pronósticos son mucho más reservados, pero el muchacho oriundo de Ciudamar ha demostrado coraje en otros eventos y podría dejar una buena imagen en su navegar.
Los mencionados anteriormente (incluida la primera parte del trabajo), junto al gimnasta Randy Lerú y el voleibolista Liván Osoria (este último a la espera de ver si en definitiva el equipo cubano asiste a los Juegos, luego del escándalo en el que están envueltos seis de sus compañeros en Finlandia) completan la armada de la “tierra caliente”, que una vez más es la segunda provincia más representada de la Mayor de las Antillas.
Parece ser que en esta edición de los Juegos el botín será superior al de hace cuatro años. Ahora solo queda esperar que suene la conga.

Lo Más Pegao'