¡Ustedes también muchachos!



Varios integrantes del equipo Cuba de voleibol están implicados en el caso. Foto:espndeportes.com


Me duele mucho cada vez que leo informaciones de atletas cubanos envueltos en escándalos extradeportivos. A las malas decisiones de peloteros y boxeador antillanos que se desempeñan en los Estados Unidos se sumó este fin de semana el bullicio en el que están envueltos varios efectivos de la selección nacional de voleibol masculino, en Helsinki.

Hoy amanecí con la mala noticia publicada por la agencia EFE, desde Finlandia, que menciona el arresto de ocho voleibolistas criollos por la policía de ese país por un presunto delito agravado de violación.
En un comunicado poco detallado difundido por las autoridades se planteó que: “Dos de los jugadores que fueron arrestados ayer han sido puestos en libertad y ya no son sospechosos de este delito”.
Según señala ESPNDeportes en su página digital, la policía solicitará prisión preventiva para los otros seis detenidos debido a la gravedad del delito y al riesgo de que huyan del país nórdico si son puestos en libertad en espera de juicio.
Asimismo, está previsto que un juzgado de Tampere, ciudad donde presuntamente se produjeron los hechos, decida este martes si envía a los seis sospechosos a prisión o si les concede la libertad provisional hasta que se celebre el juicio.
El jefe de la investigación, el comisario Joni Länsipuro, señaló a medios locales que de momento no puede ofrecer detalles sobre el caso por estar bajo secreto de sumario y agradeció la colaboración de los responsables del equipo cubano de voleibol.
Los seis detenidos son Osmany Uriarte, Abraham Alfonso, Ricardo Calvo, el capitán del equipo Rolando Cepeda, Luis Tomás Sosa y Dariel Albo, todos acusados de violar en la noche del pasado viernes a una mujer finlandesa en un céntrico hotel de Tampere, en el que se alojaba el elenco cubano durante su estancia en Finlandia para disputar varios partidos de la Liga Mundial.
Esta no es la primera vez que atletas de la Mayor de las Antillas se ven envueltos en casos similares.
Actualmente, el pelotero santiaguero Héctor Olivera, que se desempeña con los Bravos de Atlanta, está sancionado por 82 juegos, al ser declarado culpable de violencia doméstica.
Anteriormente, el matador Aroldis Chapman también había sufrido varias semanas sin poder debutar con su nuevo equipo, los Yankees de New York, por el mismo delito.
Todo esto se debe a que, durante su estancia en la isla, muchos deportistas que logran cierto status de privilegio muchas veces se ven enredados en conflictos similares, pero casi nunca salen a la luz, pues las instituciones implicadas se encargan de mantener todo en secreto para que el atleta no se vea afectado.
Sin embargo, cuando salen del país se topan con otra realidad, y terminan cayendo en ingenuidades como estas, que los afecta a ellos y la imagen del deporte cubano. 
Para colmo, si en definitiva el proceso legal toma curso, la Federación caribeña tendrá que empezar a valorar la posibilidad de sustituir a los implicados para los venideros Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde el voleibol masculino es el único equipo clasificado por Cuba para la cita.

Lo Más Pegao'