Dentro del avispero (IV y final)



El zurdo Ulfrido García es uno de los puntales en el pitcheo santiaguero. Foto:Jorge Luis Guibert


Para el final de esta serie de trabajos (ya analizamos los catchers, el infield y los jardines) dejamos el área que más problemas le ha dado a la selección santiaguera históricamente; esa que, según dicen muchos, es el 80% de las posibilidades de salir victorioso en un juego de béisbol: el pitcheo.

El staff indómito tiene ausencias importantes como el experimentado Alberto Bicet, el zurdo Edialbert Valentín y el joven Alaín Delá.
En el caso del primero, su desaparición de la nómina se debe a que se encuentra actualmente cumpliendo con un contrato en la Liga Italiana, aunque una vez termine su compromiso internacional, y cumpla el descanso necesario, podrá incorporarse a la rotación de los “rojinegros”. Ojalá no sea muy tarde para ese entonces.
En tanto, Valentín comenzará la temporada en la reserva a causa de una molestia en la espalda que no le permite trabajar correctamente, y Delá no verá acción esta campaña para poder cumplir su recuperación sin temor a ninguna recaída.
Así las cosas, serán los internacionales Danny Betancourt y Ulfrido García los caballos de batalla del elenco. Ellos, junto al siniestro Edisleydis Núñez, el sub-23 Virgilio Moroso y Yoandrys Montero, deben componer una rotación de abridores que –a todas luces- es la parte más sólida del grupo de serpentineros.
El bullpen se antoja mucho más limitado, con todo y que está conformado por figuras de talento como Yosiel Serrano, Florencio Maletá y Giorgis Cuevas.
Precisamente ese es el gran acertijo de los lanzadores santiagueros: son muy jóvenes.
Imagen que, de los 13 pitchers convocados por el manager Reutilio Hurtado, solo dos acumulan cuatro Serie Nacionales o más (Danny y Alejandro Bicet). No por gusto es el área de promedio de edad más bajo del conjunto, con 23,6.
Por experiencia de los últimos torneos, para avanzar a la segunda etapa hay que acumular entre 23 y 25 victorias. Si las Avispas quieren tener al menos un chance de clasificar necesitarán que Betancourt y Ulfrido les aporten al menos 12 o 13 éxitos entre ambos. El resto tendrá que hacer todo lo posible por consumar la hazaña.
En fin, ya están todas las cartas sobre la mesa. Ahora solo falta que lo muchachos se contagien con la actuación del equipo sub-23 y le den a la afición el alegrón que lleva varios esperando.

Lo Más Pegao'