El infierno sigue quemando


Labrada fue el hombre del partido con dos goles y una asistencia. Foto:Jorge Luis Guibert


Imagino qué gran dolor de cabeza debe ser para los contrarios tener que visitar el infierno en el que se ha convertido la cancha del estadio Antonio Maceo, de la Ciudad Héroe.

En ese templo, uno de los emblemas del deporte santiaguero, los Diablos Rojos del italiano Lorenzo Mambrini se han atrincherado de manera invencible, y con la ayuda de su fiel fanaticada han construido, partido a partido, las bases para alcanzar el tan ansiado título del fútbol cubano. Algo nunca logrado por un elenco indómito en más de un siglo de campeonatos.
Esta vez el contrario era una archiconocido, Cienfuegos, pues ambas novenas compartieron la agrupación C en la etapa clasificatoria de la 102 Liga, con amplio dominio para los santiagueros, que en los cuatro choques anteriores se impusieron en tres e igualaron uno.
Pero en la hexagonal final todo eso es borrón y cuenta nueva. Conscientes de ese detalle, los “rojinegros” salieron decididos a marcar territorio desde bien temprano, y solventaron el duelo con un cómodo 3-0 que los ubica, de momento, en la primera posición de esta fase decisiva.
El DT transalpino dispuso de un elenco bien ofensivo, con un esquema 4-3-3 que en ocasiones se reconvertía a un 4-4-2, con su refuerzo de lujo, el pinero Yoandir Puga, como hombre más adelantado, escoltado por dos “puñales”, Pablo Ramón “Takechi” Labrada y Jorge “El Villa” Villalón.
Los dueños de casa salieron como una tromba, y en el mismo primer tiempo pusieron tierra de por medio con los Marineros, gracias a las dianas anotadas por “Takechi” (minuto 26) y Puga (40’), para ambos sus sextas perforaciones de la lid.
En el complementario las cosas no cambiaron mucho, el propio “Takechi” cerró la goleada en el 87’ con su segundo gol de la tarde y el séptimo en su cuenta personal. Sin duda, si mejor temporada en el balompié cubano.
El muchacho oriundo del municipio Palma Soriano se ha convertido en pieza clave para el once de los Diablos, y su desempeño sobre la cancha es muestra de la progresión que ha tenido de un año a otro bajo las ordenes de Mambrini, que ha sabido sacarle el máximo a su calidad como jugador. No estaría nada mal que le dieran un chance al muchacho en la selección nacional. Ya veremos.
Las únicas malas noticias para los montañeses en la fecha fueron las lesiones de su estelar defensor central Erick “Pocho” Rizo y de “El Villa”, quienes tuvieron que abandonar la cancha con visibles muestras de dolor.
“Pocho” se golpeó intentando rematar un saque de esquina, en el que cayó en muy mala posición al suelo. En tanto, Villalón sintió un tirón en su pierna izquierda en una disputa de un balón. Esperemos que no sea nada grave y ambos puedan estar el próximo sábado ante los Miuras de Camagüey, en este mismo escenario del “Antonio Maceo”.
Precisamente, los camagüeyanos no pasaron de la iguala a cero ante los monarcas actuales, Villa Clara, en tierra de estos últimos. Al tiempo que Ciego de Ávila derrotó 2-0 a Las Tunas, con goles de Tomás Cruz (25’) y Sander “Keko” Fernández (44’).
Esta hexagonal se juega con formato de Liga con partidos de ida y vuelta, y el venidero día 6 de mayo se jugará la segunda fecha. Además del duelo que sostendrán Santiago de Cuba y Camagüey, también toparán Cienfuegos-Las Tunas y Villa Clara-Ciego de Ávila, siempre en terrenos de los primeros.

Lo Más Pegao'