¡Otra vez!... Divizioso y Márquez

Dovizioso y Márquez volvieron a protagonizar una de sus batallas      Foto:motogp.com


La temporada 2018 ha comenzado con tan buen sabor de boca como el que dejó el curso pasado. La primera carrera del año se ha decidido por tan sólo 27 milésimas de diferencia entre el primero y el segundo después de una batalla de 22 vueltas a lo largo de 118 kilómetros.

Se ha llevado la victoria Andrea Dovizioso y lo ha hecho batiendo otra vez a Marc Márquez en un duelo de última vuelta. El de Ducati tiene poción mágica que le permite superar en estos duelos al de Honda como ningún otro piloto consigue.
Bien es cierto que otro en el lugar de Marc se hubiera conformado con una segunda plaza, que ya era fantástica para él antes de intentar otro ataque a la desesperada que, una vez más, Andrea ha sabido controlar. Los dos se la han jugado en la última vuelta, con Valentino Rossi con la caña preparada, viajando a ocho décimas de distancia y atento por si podía pescar algo mejor que el buen tercero que finalmente ha obtenido.
Ese último giro lo ha comenzado el vigente subcampeón con 172 milésimas de ventaja sobre el campeón, que tenía muy claro que por rebufo su RC213V no iba a superar en la recta de meta a la Desmosedici GP18 de su adversario. Por eso lo ha intentado con bravura en la última curva, algo forzado, y Dovi le ha devuelto la maniobra a la salida de la curva. Ha sido una acción casi clavada a las de Austria y Japón del año pasado, ambas con idéntico final que ahora en Qatar, aunque esta vez le ha costado algo más al italiano recuperar la posición. De hecho, ha recortado ligeramente su trazada subiéndose por el piano interior. De infarto, como viene sucediendo en los últimos tiempos entre estos dos formidables pilotos.
La carrera ha sido tensa de principio a fin y el que más claro ha parecido tenerlo ha sido Dovizioso, salvo en la salida, donde falló. Partía quinto y se encontró noveno a la salida de la primera curva, pero se lo tomó con calma y fue puliéndose poco a poco a Alex Rins, Andrea Iannone, Cal Crutchlow, Rossi, Danilo Petrucci, Dani Pedrosa, Márquez y Johann Zarco, que eran los que rodaban delante suyo después de esa pobre salida.
El que llevó el peso del pelotón hasta la vuelta 18 fue Zarco, que ya había advertido en la previa que podía ser rápido a una vuelta, como confirmaba su pole, pero que no iba tan bien de ritmo. En esa vuelta le pulverizó Dovizioso en la recta y Márquez en el final de recta con una derrapada brutal firma de la casa, y tocándole en la pierna derecha.
Al francés le pasó también instantes después Rossi, pero El Doctor perdió comba con el dúo de cabeza y se limitó a afianzar un tercero que le sabe muy bien tras salir octavo. El galo, por su parte, bajó hasta la octava plaza.
Uno de los que le superó fue Maverick Viñales, que arrancó en una lamentable decimocuarta plaza y fue capaz de terminar sexto, dejando además la sensación de que aún podría haber ganado más plazas de durar la prueba unas vueltas más.
Nada más se benefició de la caída de Rins, cuando rodaba sexto en la decimotercera vuelta y se iba a por Crutchlow, que finalmente ha sido cuarto, por delante de Petrucci, el citado Viñales y un Pedrosa que ha ido de más a menos. Llegó a rodar tercero en los primeros compases de carrera, pero no aguantó el tirón de los de delante. 
El que ha tenido una carrera para olvidar ha sido Jorge Lorenzo. Se ha ido al suelo en la misma vuelta de Rins cuando marchaba en la novena plaza. Su segunda temporada con la Ducati empieza aún peor que la anterior, cuando fue undécimo, pero tiempo tiene de arreglar la papeleta. Y debe.
Ayudaría a ello que no se repitieran los problemas de frenos que ha padecido desde la segunda vuelta, quedándose finalmente sin freno delantero en el momento de la caída.

Lo Más Pegao'