Una Champions sin sorpresas…Por ahora




Particularmente pensé que a partir de ahora empezaba la verdadera UEFA Champions League, y la ida de octavos nos mostró que no ha cambiado demasiado desde la fase de grupos.

La incorporación de más equipos, de países sin tanta tradición futbolística, no trajo aparejada una mejoría en cuanto a la calidad de juego. Está claro que genera más dinero y un desgaste en los clubes, sobre todos los grandes, que motiva la esperanza de algún tapado, capaz de tener su momento de gloria.
Si bien no arribó ninguna sorpresa absoluta a la fase final, seis de los ocho primeros en sus grupos ratificaron su favoritismo y ganaron como visitantes, en tanto que uno empató (pudo haber ganado) y el restante perdió, en un resultado esperado por su funcionamiento actual.
Bayer Leverkusen 0-4 PSG
Muchos han colocado al Paris Saint-Germain entre los cuatro candidatos, junto a Bayern Munich, Barcelona y Real Madrid. Un equipo que sacó una rápida ventaja en Alemania, en sintonía con el gran nivel que tiene partido a partido.
Laurent Blanc dispone de un plantel de mucha categoría, con reservas de calidad en casi todos los puestos, mucho de ellos jugadores de selección.
El líder de la liga francesa, defensor del título y finalista de la Copa de la Liga tiene un potencial ofensivo tremendo. Goza de un espléndido Zlatan Ibrahimovic y se puede dar el lujo de avanzar sin el uruguayo Edinson Cavani, que se recupera de una lesión.
Salvo una catástrofe jugará en cuartos y, si no se encuentra con alguno de los tres ogros nombrados anteriormente, debería pasar a semifinales.
Manchester City 0-2 Barcelona
Aunque Platini, esté en contra, no puedo entender cómo todavía no fue instrumentada la tecnología en el fútbol para jugadas específicas.
Un partido puede llegar a tener hasta seis árbitros, pero es increíble que uno pierda o se vea perjudicado por una acción que puede corregirse en 15 segundos si se ve en la pantalla. La instrumentación de la tecnología le otorgaría más credibilidad al arbitraje y lo limpiaría de toda sospecha. Ellos mismos deberían perseverar en esa conquista.
Todo esto viene a raíz de la falta que le cometió Martín Demichelis a Lionel Messi. La roja es incuestionable, pero para mí, el foul fue afuera del área. Un error así deja rengo a un equipo y al otro le brinda una chance inmejorable para abrir el marcador.
El encuentro hasta ese momento era parejo, con más monopolio del balón por parte de Barcelona, aunque sin tantas llegadas. Al conjunto de Pellegrini, que no pudo contar con Agüero, el hecho de no haber marcado al menos un gol en casa le hipotecó sus chances de avanzar.
Da la sensación de que a Barcelona le está costando mucho más conseguir profundidad. En manejo sigue siendo el mismo de siempre. Por otro lado, le buscan demasiados “peros” al trabajo de Martino. Seguramente influye que sea extranjero. Declaraciones como las de Iniesta y Xavi le hacen muy bien a un técnico, porque confirman que está haciendo un buen trabajo y que los resultados son propios del fútbol.


Milan 0-1 Atlético de Madrid
Al no tener los mismos medios de otros, lograr lo que logró Diego Simeone en apenas un año de trabajo es muy difícil. Pienso que su “cultura italiana” le está dando frutos.
Su sistema le trajo beneficios y su principal virtud fue el convencimiento que le metió en la cabeza a sus jugadores, lo más importante que debe tener un DT para ganar partidos. Estuvo primero en la Liga hasta hace muy poco y logró empatar (2-2) en un partidazo ante el puntero Real Madrid, en el derbi del Calderón.
En su visita al Meazza, el Atleti fue muy realista contra tal vez el menos italiano de los italianos. Un Milan que atraviesa un mal momento, noveno en la Serie A, a 34 puntos del líder Juventus.
La victoria rojiblanca tuvo la seguridad de Courtois, la eficacia de Diego Costa y evidenció la convalecencia del Milan y la euforia del Atlético de Madrid.
Arsenal 0-2 Bayern Munich
¿Qué hubiera pasado si Özil hacía el gol de penal? Podemos imaginar todos los escenarios posibles. Lo cierto es que Bayern jugó como siempre, monopolizando el balón y siendo profundo cuando debía serlo.
El cómodo puntero de la Bundesliga tiene un plantel extraordinario, jugadores por cantidad. Muchos de ellos, tasados en una fortuna, se quedan en el banco. Su poder económico le permite pelear todas las competencias, sin desgaste.
Pep Guardiola aprovecha el envión que le dio Heynckes y sigue su ruta. Su Bayern no tiene contra hasta el momento.
Zenit 2-4 Borussia Dortmund
Otro conjunto alemán es el Dortmund, que resignado a luchar por el título en la Bundesliga busca clasificar a la próxima Champions y llegar lo más lejos posible en esta edición.
El de Klopp es un muy buen equipo, que flaquea defensivamente. A veces juega uno contra uno y no cuenta con una última línea demasiado rápida. En cinco minutos marcó dos tantos y luego su goleador Lewandowski estiró la ventaja en Rusia.
El fútbol ofensivo es interesante, pero también hay que acordarse de defender. Es como el boxeo, si el que va a buscar el knockout no se defiende, puede terminar en la lona.


Olympiakos 2-0 Manchester United
Como decía al principio, no sorprende la derrota del Manchester United. Desde la partida de Ferguson está vagando, eliminado de las dos Copas nacionales, lejos de la lucha en la Premier y con un David Moyes muy cuestionado.
Manchester no tiene los jugadores del pasado y sobre todo no cuenta con reservas importantes. A mi entender, no toda la culpa es de su técnico.
El primer tanto lo anotó el argentino Chori Domínguez, en una acción reflejo, al orientar muy bien la pelota con un desvío, junto al rincón. El segundo, obra del costarricense Joel Campbell, fue un golazo.
Se está viendo en muchos campeonatos, como por ejemplo con Olympiakos en Grecia, lo que se vivió en una época con el Ajax de Holanda. El puntero saca tanta ventaja que usa el campeonato como entrenamiento y juega en serio por la Champions.
Hay que darle el mérito lógico al único local que pudo ganar en la ida de octavos. Luego del 0-2 afuera, Manchester United tiene un duro obstáculo para llegar a cuartos.
Galatasaray 1-1 Chelsea
La polémica en torno a los dichos de Mourinho sobre las dudas con la edad de Eto’o y la supuesta falta de delanteros le tocó el amor propio a Fernando Torres, quien abrió el marcador en Turquía.
Mourinho, un técnico que piensa primero en el cero en su arco, enfrentaba a un DT italiano como Roberto Mancini. El resultado fue 1-1, el único empate de la ida.
En la revancha de Stamford Bridge, Galatasaray va a tener que arriesgar para anotar un gol. Y hay que ver ahí si no termina pagando su osadía. Con rivales de mucha experiencia como Sneijder o Drogba, Chelsea no puede tirarse a dormir la siesta.
Schalke 1-6 Real Madrid
Suele decirse que lo mejor queda para el final. El Merengue protagonizó una exhibición en Alemania y selló su pasaje a cuartos en los primeros 90 minutos.
Bale se está ambientando al fútbol del Real Madrid, convirtiendo un tanto más lindo que otro. Los goles banales los hizo Benzema, el resto fueron golazos. Antes del primer tanto, Cristiano había perdido tres chances e insultaba con una bronca tremenda. Con su doblete, lleva 11 gritos en 6 partidos de Champions y se encamina a batir el récord goleador del certamen.
No me canso de decirlo: si Messi no hubiera existido, Cristiano tendría un par de Balones de Oro más en sus vitrinas. El portugués tuvo la desgracia de ser contemporáneo del crack del Barcelona.
Ancelotti apuesta por un equipo muy ofensivo, con jugadores técnicos en el medio como Modric y Di María. Se sobrepuso a la grave lesión de Khedira, potenció a valores de la cantera como Jesé y llegó a la punta en soledad de la Liga española sin CR7, quien cumplió tres fechas de sanción.
Al final de cuentas, uno pensaba que íbamos a ver unos octavos más peleados, más luchados. De no mediar imprevistos, en 15 días los seis ganadores visitantes sellarán sus boletos y tendremos confirmaciones en las otras dos series.
Para ver lo mejor, tendremos que esperar.

Lo Más Pegao'