Santiago y el trono, alianza indisoluble





No hubo casualidad y el romance que, desde la pasada edición, comenzó el equipo Santiago de Cuba con el trono de la pelota provincia indómita, se mantendrá al menos un año más.

Al terreno del estadio Pepín Carrillo, ubicado en el distrito urbano José Martí, de la Ciudad Héroe, llegó el play-off final empatado a un éxito por bando entre los locales santiagueros y el elenco de Palma Soriano.
Confieso haber pronosticado que este pareo decisivo se iba a definir en un sexto o séptimo desafío, en tierras palmeras, pero los campeones tenían algo diferente en mente y así lo demostraron, ganando los tres juegos en sus predios a sus rivales.
El tercer desafío se saldó con un éxito ajustado, dos carreras por una, con decisión para los mismos lanzadores que en el primer encuentro: Wilfredo Almenares (ganador) y Alberto Bisset (perdedor).
Una vez más el elenco que más hits conectó cargó con el revés, ya que los siete imparables conectados por los palmeros resultaron ineficientes ante los cinco largados por los santiagueros.
La tercera sonrisa de los monarcas llegó en el único desafío de marcador desproporcionado de la Final, por la vía del K.O. (16-1), en un choque donde cinco lanzadores palmeros no pudieron detener a un elenco santiaguero que cuenta en sus filas con una gran cantidad de jugadores de Las Avispas y que se dieron un festín madero en mano.
Una friolera cifra de 18 cañonazos, entre ellos un cuadrangular de Edilse Silva, acompañaron la actuación del veloz lanzador Orlando Barroso, para de esa forma poner a un paso del éxito a los representantes de la cabecera provincial.
Así las cosas, con los palmeros contra la pared, la escena quedó preparada para el último asalto de los santiagueros en pos de retener el título.
El choque fue digno de una decisión de campeonato, con marcador final de 1-0. Esta vez el talentoso pitcher palmero Edisleidis Núñez no pudo apuntarse el éxito y archivó su primer revés del torneo, aunque este se mostró en una excelente forma, pero sus compañeros no pudieron descifrar los envíos del joven Brayan González, a la postre ganador del partido.
De esta forma Santiago de Cuba obtuvo por segunda ocasión consecutiva el cetro de la pelota provincial, en una edición 54 de un torneo que mostró organización, disciplina y, por primera vez en unos cuantos años, pocos juegos suspendidos, lo cual habla a las claras de la seriedad con que se desarrolló la lid.
Es cierto que aún quedan muchos cabos por atar, como el mantenimiento de la mayoría de los terrenos donde se jugó, lo cual dio al traste en gran parte con la pobre defensa mostrada por los elencos participantes.
También debemos apuntar que varios atletas mostraron deficiencias técnico-tácticas en cuanto a su desempeño en el campo, muchas de estas corregibles con el entrenamiento diario. Pero en general fue una buena Serie Provincial.
Para el próximo día 19 fue anunciada la realización del Juego de Estrellas, en el estadio Pepín Carrillo, así como la premiación del torneo, el cual incluyó a todos los municipios de la provincia y una representación con los talentos sub-23.

Lo Más Pegao'