Alemania fue el justo campeón de una fiesta




El Mundial de Brasil 2014 se cerró con la coronación de Alemania, una conquista justa, un merecido monarca del orbe, pues fue la mejor escuadra de la competencia.

Los alemanes concluyeron invictos en el certamen realizado en suelo brasileño. Las estadísticas dictan que acumuló cuatro triunfos e igualó en tres oportunidades. Su poderosa maquinaria ofensiva perjudicó en 18 ocasiones la portería rival y tan solo sufrió en cuatro ocasiones daño en su cabaña.
La “Mannschaft” levantó la Copa FIFA, cuarta en su historia, 24 años después de su última conquista (Italia 1990). En el camino acumuló un subcampeonato y dos terceros lugares, hasta que terminó el ayuno en territorio sudamericano, tirando al suelo el antiguo axioma futbolero que dictaba: “América para los americanos”.
Joachim Löw contó en la meta con el “Gigante de Gelsenkirchen”, Manuel Neuer, premiado con el Guante de Oro al mejor portero de la Copa del Mundo, una elección que no resultó sencilla pues el certamen recién concluido contó con participación destacada de guardametas de la talla del argentino Sergio Romero, el tico Keylor Navas (recién fichado por el Real Madrid) y hasta el mexicano Guillermo Ochoa.
El Balón de Oro se quedó en las manos de Lionel Messi, premiación que provocó tremenda polémica, pues el argentino no apareció cuando la “albiceleste” pedía a gritos que su magia le cubriera. Aquí quiero hacer un paréntesis.
Para mí, el alemán Thomas Müller debió ganar el premio al mejor jugador del Mundial, incluso el premio pudo haber terminado en las manos del holandés Arjen Robben, quien cuajó una actuación espléndida, corriendo, mostrándose, pícaro en cada acción –y eso también vale-…vamos señores, Robben hizo un torneo de cracks.
Cuando se revise la huella que dejó Alemania en Brasil, sin duda uno de los primeros argumentos que aparecerán subrayados es la marca que estableció el delantero Miroslav Klose, quien con sus dos goles, alcanzó la histórica cifra de 16 tantos que lo convierten en el máximo goleador en Copas del Mundo, uno más que el legendario brasileño Ronaldo.
Alemania tiene equipo para muchos años. Una selección que debe poner a temblar a muchos rivales, pues 20 de los 23 elementos mundialistas tienen menos de 30 años, lo que los convierte desde ya en un serio candidato para la edición de Rusia 2018. Basta recordar que el gran héroe de la final ante Argentina, Mario Götze, cuenta tan solo con 21 años.
Con un futuro tan prometedor, la mejor selección del mundo, tal como lo hace el pueblo alemán, no se conforma, va por más y su próxima meta es alcanzar a Brasil como pentacampeón. Aún puede elevar su nivel, para ser un equipo de época tiene que ganar la Eurocopa en 2016 y buscar refrendar el título en Rusia 2018.
Del mordisco de Luis Suárez a las humillantes derrotas de Brasil, la Copa del Mundo tuvo varios sucesos que pasarán a la historia ya sea por inéditos, increíbles o, sencillamente, memorables.

Lo Más Pegao'