Decepción en el patio




Confieso que era de los que esperaba un mejor resultado del equipo santiaguero de béisbol, categoría juvenil, que nos representó en la recién finalizada hexagonal final, que tuvo como sede a esta Ciudad Héroe.

Al parecer los meses de inactividad que separó a la etapa clasificatoria, donde las Avispitas tuvieron el mejor balance de ganados y perdidos del país (27-6), y esta serie decisiva, les pasó factura a los dirigidos por el expelotero Eddy Cajigal.
En los primeros dos encuentro, que dirimieron ante Pinar del Río y Cienfuegos, respectivamente, los “rojinegros” se mostraron muy erráticos y sobre todo desajustados a la ofensiva. Para que tengan una idea, sumando los dos encuentros los santiagueros anotaron solo una carrera, y en el segundo juego (frente a los cienfuegueros) conectaron un solo hit. Así es muy difícil ganar en cualquier pelota.
Sin embargo los muchachos sacaron orgullo y casta ante el equipo que en definitivas se llevó la corona, La Habana, derrotándolo en extrainnings y viendo renacer sus esperanzas de al menos incluirse en el podio, que era uno de los objetivos precompetencia. Vale añadir que fue ese el único descalabro de los capitalinos en toda la Final, pues el resto de los elencos no pudieron si quiera “importunar” la excelente labor de los lanzadores habaneros.
El golpe emotivo surtió efecto y los locales se metieron de a lleno en la pelea cuando derrotaron al peligroso equipo de Ciego de Ávila, quien se había dado banquete en la jornada anterior frente a Cienfuegos (17-5).
Así las cosas, los indómitos llegaron a la última fecha con dos victorias e igual cantidad de reveses, igualados con granmenses y pinareños.
A primera hora La Habana dispuso fácilmente de Ciego de Ávila, 11 anotaciones por cinco, con feroz bateo de 14 imparables, proclamándose Campeón Nacional y dejando el suspenso para los otros choques que disputaban Ciego de Ávila-Pinar del Río y Santiago de Cuba-Granma.
El primero de estos se decantó para los pinareños (3-0), con excelente labor monticular del joven Diosbel Hernández, quien tuvo un gran rival en el zurdo Daniel Pérez Pérez, a la postre perdedor. Este triunfo aseguró un lugar en el podio para los de la provincia más occidental de la Isla, solo quedando por definirse el otro integrante de la terna de ganadores, que saldría del choque ente granmenses y los locales.
El partido fue tenso de principio a fin, con ofensiva repartida y pocas pifias a la defensa, pero en definitivas Granma “se llevó el gato al agua”, 4-3, y de esa forma le asestó un duro golpe a los parciales santiagueros que esperaban disfrutar de una actuación más meritoria de su equipo sub-18, más luego de los mostrado en la etapa preliminar.
Habrá que seguir trabajando para llegar a los lugares donde debe estar el béisbol santiaguero, tanto en las categorías inferiores como en la de mayores. Talento hay, pero debemos seguir “puliéndolos”.
En definitivas las posiciones finales fueron las siguientes: La Habana (4-1), Granma (3-2), Pinar del Río (3-2), Santiago de Cuba (2-3), Ciego de Ávila (2-3) y Cienfuegos (1-4).

Lo Más Pegao'