El “Guillermón” de todos



El terreno del coloso santiaguero es de los mejores del país. Foto:Alejandro Cebreco

Hace 55 años, al béisbol cubano le nació uno de sus grandes íconos. Dicen que antes del 24 de febrero de 1962 nunca otra instalación deportiva de Santiago de Cuba había vibrado con tantos aficionados juntos, que aquel día asistieron a presenciar un partido entre los elencos de Orientales y Habana.

Bautizado como estadio Guillermón Moncada, en nombre de uno de los héroes más sobresalientes de las gestas independentistas de Cuba, el Coloso de la Avenida de las Américas ha sido inmejorable escenario de grandes acontecimientos deportivos y culturales que forman parte indisoluble de la historia de este suroriental territorio.
Su diamante también ha sido testigo de no pocas hazañas de nuestros peloteros, unas veces enfundados en las camisetas de los equipos Orientales o Santiago de Cuba, y otras tantas defendiendo los colores de la enseña nacional en torneos internacionales de primer nivel.
Más que un verdadero santuario beisbolero, por su rica historia, el “Guillermón” es un símbolo de cubanía que ha desafiado el paso del implacable tiempo, y gracias a todo el personal que durante tantos años ha cuidado de su “salud” –a pesar de las carencias que siempre golpean- hoy es un orgullo de “Santiago” y de todos los seguidores de las Avispas en Cuba y el mundo.

El "Guillermón Moncada" se comenzó a construir en 1961. Foto:Cortesía de Jorge Campos

En 1966 abrió sus puertas por vez primera en horas de la noche, con la instalación de 480 lámparas de 1 500 watts, y contó con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro, para disfrutar de un encuentro entre los equipos Orientales e Industriales.
Con una arquitectura singular, que lo diferencia sustancialmente de los demás de su tipo en la Isla, debido a las tres remodelaciones transformadoras de las que ha sido objeto, el coloso santiaguero fue el primer estadio de béisbol construido por la Revolución cubana.
Actualmente la instalación tiene aforo para aproximadamente 15 000 personas, con dimensiones en su terreno de 335 pies por las esquinas y 400 por el jardín central.
Tal vez el “apagón” que sufre el elenco “rojinegro” en las Series Nacionales haya provocado que muchos olvidaran que el “Guillermón Moncada” está de cumpleaños. Sin embargo, la familia deportiva santiaguera trasladó hacia su interior la celebración del 56 Aniversario de la fundación del Inder, y las gradas de la instalación volvieron a llenarse de colores y jolgorio.
El Coloso de la Avenida de las Américas, nuestro estadio, majestuoso y siempre engalanado, tuvo su fiesta de onomástico.

Lo Más Pegao'