El balón está en buenas manos



Las santiagueras son las actuales campeonas en la categoría escolar. Foto:lademajagua.cu


El balonmano fue el deporte colectivo más destacado en Santiago de Cuba durante el pasado año, galardón sobradamente merecido, a partir del desarrollo de una disciplina que no para de aportar resultados positivos al movimiento deportivo indómito.

En la temporada anterior los santiagueros obtuvieron cinco preseas (dos de oro, tres de plata y un cuarto lugar), además de la inserción de tres atletas a la Escuela de Alto Rendimiento Cerro Pelado, méritos suficientes para que el balonmano de este suroriental territorio mereciera el primer lugar integral a nivel de país.
Según datos aportados por el metodólogo provincial en funciones de la disciplina deportiva, Jorge Espinosa Peña, en los Juegos Escolares Nacionales se alcanzó el primer lugar general, luego de que el equipo femenino se agenciara la medalla dorada por segundo año consecutivo; mientras que el masculino se quedó con el metal plateado.
En este evento despuntaron Yaritza Mora (reconocida como la Más Destacada de la lid) y la portera Melisa Reyes; además de Giorgis Meriño, máximo anotador entre los varones.
“La visita nacional de Alto Rendimiento más reciente otorgó al balonmano santiaguero la evaluación de Bien; motivo por el cual nos declararon ocho perspectivas inmediatas y existen posibilidades de que cuatro sean promovidos al equipo nacional”, explicó el directivo.
En el marco de los Juegos Juveniles, los representantes de la “tierra caliente” igualaron la actuación de sus homólogos escolares, al coronarse las féminas y los hombres terminar subcampeones. Con este resultado terminaron primeros en la tabla general por provincia, y fue designado como jugador más destacado Nelson Castilla (central), quien actualmente integra la preselección del equipo Cuba sub-18.
La guinda del pastel fue el segundo lugar obtenido por las muchachas en la Liga Élite Nacional, dos puestos más con respecto al año anterior, en el que terminaron cuartas.
La actuación santiaguera en este torneo resultó clave para que cuatro atletas fueran incluidas en el equipo “grande”, entre las que sobresalen la arquera Niurkis Mora y la jugadora de campo Libia Veranes.
Por otra parte, el equipo masculino no cumplió con el objetivo de subir al podio de premiaciones, como lo había hecho en el 2015, cuando ganó la medalla de broce; por lo que tuvo que conformarse con la cuarta posición.
Al respecto, comentó Espinosa Peña: “Lo más importante es continuar con el trabajo, pero sobre todo mantener los resultados, más allá de las carencias materiales que nos puedan afectar. El comisionado anterior, Roberto Bell, tenía una propuesta de hacer un torneo de larga duración, donde los municipios -con sus propios esfuerzos- desarrollaban el balonmano; por lo que nuestra atención estará enfocada en ese objetivo, elevar la calidad de nuestro deporte en cada rincón de la provincia”.