Los Diablos se despiden con récord


Los santiagueros no conocieron la derrota en todo el torneo. Foto:Jorge Luis Guibert


Como si ganar una Liga fuera poca cosa, los Diablos Rojos de Santiago de Cuba saltaron a la cancha del “Camilo Cienfuegos” de Zulueta con el objetivo de adornar su recién estrenada corona con una hazaña jamás lograda en el fútbol cubano.

Atrás quedaron 22 partidos desde que sonó el pitazo inicial de la 102 Liga, el torneo más antiguo de la Mayor de las Antillas, y los indómitos transitaron toda la ruta sin conocer la derrota. En otras palabras: 15 victorias y siete empates, ese fue el saldo de la tropa que comandó hacia el trono el italiano Lorenzo Mambrini.
El dominio de los “rojinegros” fue tal, que “arañarles” un punto se convirtió en motivo de celebración para sus rivales.
Solo un equipo escapó de sucumbir a manos de los nuevos monarcas del balompié doméstico. Fue Villa Clara, quien -para ser justos- debemos resaltar que nunca estuvo debajo en el marcador en los dos duelos que sostuvo ante los santiagueros.
Precisamente, fueron los máximos ganadores de estas lides (con 14 trofeos) los rivales de Santiago de Cuba en la jornada final del certamen, y el choque culminó con empate a dos goles.
Definitivamente, a pesar de haberlos derrotados en el pasado campeonato, los villaclareños no son el rival más asequible para los montañeses. Nos cuesta derrotar al Expreso.
El duelo de Zulueta tenía dos incentivos. Primero, los pupilos de Mambrini buscaban implantar el récord de imbatibilidad, algo inédito en más de un siglo de fútbol en Cuba. Y, por otro lado, los locales debían sacar los tres puntos y esperar a que Ciego de Ávila no ganara ante Cienfuegos, para poder acceder al tercer escalón del podio de premiaciones.
Conscientes de esto, los del centro del país tomaron la delantera con gol del refuerzo pinareño Maykel Reyes en el minuto 33. Luego del descanso el partido subió las revoluciones y la visita igualó con tanto a la cuenta del lateral derecho Leonnis “Pumba” Martínez (54’). Una anotación que coronó el excelente torneo que ha jugado “Pumba”, dueño absoluto de la banda diestra de los santiagueros.
Las emociones siguieron, y Reyes volvió a poner en ventaja a los suyos en el 66’. Pero estos Diablos están hecho de un material inquebrantable y de certificar eso se encargó el pinero Yoandir Puga (75’), una adición de lujo que guardó sus mejores actuaciones para la recta final de la temporada. Gracias por tu aporte pistolero.
El marcador no se movió más y la hazaña se materializó. Sin duda, será esta una de las Ligas más recordadas de todos los tiempos en el fútbol cubano, que desde hace una semana tiene un nuevo inquilino en su selecta lista de campeones.
Para Villa Clara, un año para olvidar, pues no solo perdió el cetro, sino que, además, se quedó fuera de los premios.
En cuanto a los otros resultados de la fecha, Camagüey se confirmó como el medallista de plata luego de aplicarle una dura goleada de 6-0 al último de la tabla, Las Tunas. Y Ciego de Ávila garantizó el bronce, no sin antes sufrir para vencer, 2-3, a los cienfuegueros.
Por cierto, en este último duelo anotó Sander “Keko” Fernández su decimotercer tanto, con lo cual se ratificó como el máximo artillero de la lid.
Ahora sí que comenzará la fiesta en la “tierra caliente”. Hoy domingo habrá recibimiento multitudinario (alrededor de las 10:00 a.m.) en el “Antonio Maceo” y luego un recorrido del equipo por toda la Ciudad Héroe que estoy seguro se volcará a aclamar a sus campeones. El lunes será la gala de la 102 Liga, y allí veremos a Mambrini y sus Diablos levantar el tan esperado trofeo.
Tabla final de posiciones: 1-Santiago de Cuba (22 puntos), 2-Camagüey (18/un juego menos), 3-Ciego de Ávila (16), 4-Villa Clara (12), 5-Cienfuegos (7) y 6-Las Tunas (6/un juego menos).

Lo Más Pegao'