No apto para cardíacos




No apto para cardíacos, así se puede catalogar la película que protagonizan las Avispas santiagueras en esta 54 Serie Nacional de Béisbol, la cual entró en un momento decisivo, si tenemos en cuenta el parón que se avecina el próximo día 3, por los Juegos Centroamericanos de Veracruz.

Todo un largometraje, en el que –por  suerte- no hay violencia, tampoco existen las escenas eróticas, pero sí se puede encontrar algún que otro lenguaje para adultos, principalmente en las gradas, más cuando al equipo de preferencia no le salen bien las cosas.
Imagino el cachumbambé en el que deben estar montado varios corazones de la afición indómita. Y es que al equipo “rojinegro” le cuesta encadenar una racha de victorias que nos acabe de acomodar en la zona de clasificación, con la cual no dejamos de coquetear, pero aún no nos alcanza para “pisar seguro” hacia la segunda fase.
Quiero compartir con ustedes algo que me preocupa y que está relacionado con el calendario de los santiagueros, y los rivales que les restan. Me explico.
Los muchachos de Luis Danilo Larduet no han ganado ni una subserie a los elencos que se encuentran en la zona alta de la tabla, es decir, los ocho primeros.
Solo han visto acción ante tres de estos: Industriales (barrida en tres desafíos), Artemisa (dos derrotas y un victoria, bien sufrida a propósito) y Guantánamo (igual saldo negativo de 2-1).
Como ven si tenemos en cuenta esta estadística podemos presagiar que la clasificación de los nuestros está bastante comprometida, pues a partir de mañana tenemos que chocar con los Tigres avileños, terceros de la tabla, para luego subir un poco más, hasta la valla de los gayos espirituanos, que marchan en el puesto 12.
Es cierto, usted puede pensar que solo son números y que el terreno es otra cosa. Hasta cierto punto es verdad, pero no podemos olvidar que el béisbol es uno de los deportes donde las estadísticas son un reflejo bastante fiel de la realidad, no por gusto es el que más datos proporciona a estadísticos y seguidores, lo cual hace más fácil dar en el blanco a la hora de lanzar un pronóstico.
Yo lo digo y lo he repetido en más de una ocasión, pienso que las Avispas tienen todo lo necesario para estar entre los ocho que sigan su rumbo en busca del título después del juego 45, pero no puedo hacer caso omiso a la realidad. Lo que se avecina para los muchachos es bastante semejante a lo vivido en le pasada campaña, cuando clasificamos en el último tren y Mayabeque nos “dio una manito” arañándole un partido a los avileños.
Ya lo saben, aunque no soy doctor, les recomiendo que me hagan caso y tengan sus pastillitas bien cerca para lo que resta.
Antes de concluir quiero compartir con ustedes algunos numeritos de la tropa santiaguera.
La ofensiva se ha caído en los últimos partidos, ahora los bateadores indómitos lo hacen para 275, un punto por debajo de la media del torneo. Entre lo más destacado están los hits conectados, sextos en la Serie con 222, cuartos en carreras producidas (119), segundos en triples (7) y quintos en cuadrangulares (10).
El pitcheo lo hace para 3,38 de efectividad, en un buen sexto peldaño, aunque los relevistas no son tan seguros como los abridores y por ahí si nos han escapado algunos partidos. Además son quintos en promedio de bateo de los contrarios (263), sextos en carreras limpias permitidas (81), terceros en ponches (131) y octavos en bases por bolas regaladas (88).
La defensa también está entre los primeros, con 978 de promedio, con 21 pifias en 974 lances. ¡Y esto son solo algunos! Ya ven lo que les decía, que el béisbol es un mar de números.

Lo Más Pegao'