¿Qué tan sensato es mantener “escondido” a Yoan Manuel Moncada?




En un trabajo que tuve la oportunidad de leer se menciona un posible plan para esconder al prospecto cubano Yoan Manuel Moncada, oriundo de la provincia Cienfuegos, con el fin de firmar un contrato en la MLB, e incluso, superar el récord de 72.5 millones de dólares logrados por el avileño Rusney Castillo con los Boston Red Sox.

¡Hasta hablan de 100 millones de dólares! El problema es que el agente o persona que está maquinando esa estrategia parece no estar muy documentado sobre las nuevas reglas de MLB para la firma del talento internacional.
El Convenio Laboral, firmado entre MLB y la MLBPA en 2012 y vigente hasta 2016, establece presupuestos por equipo para la firma de peloteros internacionales. Por ejemplo, los Astros de Houston tienen poco más de cinco millones de dólares para contratar a todos los prospectos que necesitan entre el 2 de julio del 2014 y el 15 de junio del 2015.
Esos topes afectan principalmente la firma de peloteros latinoamericanos.
En el caso de los cubanos, MLB y la MLBPA acordaron redactar un aparte del Anexo 46 del Convenio Laboral para aclarar lo siguiente:
“En todos los períodos de firma siguientes a la etapa de 2013-2014, los jugadores cubanos quedarán exentos (de los límites presupuestarios) solamente si tienen 23 años de edad y han jugado como profesionales en la Serie Nacional cubana por un mínimo de cinco temporadas”.
Rusney Castillo tenía 23 años al momento de su firma y cinco de experiencia en Series Nacionales por lo que fue declarado agente libre exento de los presupuestos para toleteros internacionales.
El problema es que Yoan Manuel Moncada tiene 19 años y eso impide la utilización de la excepción. Es decir, si “aparece” y desea saltar al profesionalismo lo colocarían en el mismo pote que el resto de peloteros venezolanos y dominicanos aún sin firmar en este período.
Peor todavía, ya muchos equipos han utilizado gran parte de sus presupuestos, así que hay poco dinero disponible.
Esconder a Moncada por cuatro años tampoco es negocio. En fin, la situación potencial contractual del prospecto cubano está a años luz de la de Rusney Castillo, no por talento, sino por las reglas vigentes.
En el mejor de los casos, Moncada podría recibir un par de millones de dólares, quizás un poco más, pero lejos de los 100 mencionados.
No hay nada más parecido en esta situación a un caso de tráfico de personas, pero si hay “gato escondido” detrás de su desaparición, los invito a reflexionar: dejar en libertad a Moncada es lo más sensato. ¿No creen?

Lo Más Pegao'