Un ratico abajo, un ratico arriba




Tal vez el titular que encabeza esta columna le recuerde el popular tema musical del dúo reguetonero Desiguales, sí, esa que rima: “no sabes lo que es la vida, un ratico abajo, un ratico arriba…”, y es que no hay nada más parecido a lo que actualmente transcurre en la 54 Serie Nacional de Béisbol.

Los adjetivos son muchos, incluso utilizados en su gran mayoría por varios colegas que repiten más de una vez frases como: “serie igualada, torneo competitivo, equipos muy parejos”…vamos señores, quién no se ha percatado aún que el béisbol en nuestro país ha decaído un montón en cuanto a calidad. Esta, para mí, es la verdadera cuestión.
Si echamos un vistazo a la tabla de posiciones, encabezada por Ciego de Ávila y Matanzas, podemos percatarnos de lo que les hablo.
Industriales es tercero con 12 victorias y siete derrotas, un saldo más que aceptable, pero si echamos la cinta hacia atrás recordaremos que los Leones de la capital comenzaron como un ciclón, ganando seis juegos en línea. Entonces, les propongo que hagan las cuentas de lo que han hecho los “azules” después de esas dos barridas. ¿Ya se percataron? Más fracasos que sonrisas.
Y qué me dicen del actual campeón nacional, Pinar del Río, quien coincidentemente es el rival de turno de las Avispas hasta mañana domingo.
El Tsunami está irreconocible a la hora de batear, algo que me resulta incomprensible, pues tienen prácticamente la misma nómina con la que clasificaron sin problemas hace un año. No digo que por ser los monarcas deben arrasar, pero seis victorias en 16 presentaciones, y además con el mejor pitcheo del campeonato…por favor.
Del resto, creo que las cosas van como se esperaban. Hay que destacar la cuarta plaza de Artemisa, con un gran trabajo de sus figuras jóvenes. Guantánamo está dando pelea más arriba de lo que se esperaba en la clasificación.
Las Tunas y Sancti Spíritus al parecer han cogido su verdadero paso y de Camagüey no voy a hablar, porque parece que para que estos clasifiquen necesitaría jugar los 45 juegos frente a las Avispas, por desgracia para ellos, hay otros 14 equipos en la justa.
Santiago está ahí, ahí, como Los Van Van, un día duermen entre los ocho primeros, al otro bajan un poco, pero están en la pelea y eso es lo importante.
El manager Luis Danilo Larduet se ha mantenido fiel a su filosofía: “juegan los que rindan, sin importar los nombres”. Yo me mantengo en lo que he dicho desde el inicio, las Avispas van a clasificar y después, bueno, después otro gallo cantará.
No me puedo despedir sin hablar de dos peloteros que son sinónimo de constancia y entrega en la novena santiaguera: Reutilio Hurtado y Alexei Bell.
Veterano de 38 años que juega su temporada 19, Reutilio sobrepasó frente a Cienfuegos las mil carreras impulsadas, una cifra respetable que lo incluye en el selecto club que lidera su coterráneo, el retirado Orestes Kindelán con mil 511.
Además el eterno patrullero central también está cerca de redondear el millar de anotadas, de las que solo lo separan nueve. ¡Casi nada!
Por su parte, Bell está en una temporada que hace recordar sus mejores tiempos, y a los números “estratosféricos” que presenta en esta 54 Serie, le puede añadir en pocos días el arribo a mil hits de por vida. Sin contar el partido de ayer viernes, el cual se jugaba al cierra de esta edición, el “capi” tenía 998.
Gracias muchachos por darnos la oportunidad de vivir esos momentos que siempre llenarán de orgullo y alegría a la afición santiaguera.

Lo Más Pegao'